CARTAS AL DIRECTOR

A la señoraalcaldesa de JaénRecibo la noticia de la eliminación del nombre de mi abuelo, don Juan Pedro Gutiérrez Higueras, de una calle de Jaén, en aplicación de la reciente ley de la Memoria

Actualizado:

A la señora

alcaldesa de Jaén

Recibo la noticia de la eliminación del nombre de mi abuelo, don Juan Pedro Gutiérrez Higueras, de una calle de Jaén, en aplicación de la reciente ley de la Memoria Histórica. Respeto la legalidad de dicha ley, pero manifiesto mi desacuerdo con su particular aplicación en lo referente a la figura de mi abuelo, pues entiendo que la medida adoptada a su amparo confunde en este caso el talante y la valía de una persona con el tiempo histórico que le tocó vivir.

Juan Pedro Gutiérrez Higueras nació en Alcaudete en 1901. Fue médico psiquiatra y doctor en Derecho; alcalde de Jaén durante ocho años; procurador en Cortes y presidente de la Diputación durante nueve años; Medalla de Oro de la Ciudad de Jaén e Hijo Adoptivo de la misma. También, fundador del Instituto de Estudios Jiennenses y del sanatorio psiquiátrico de Los Prados, que dirigió durante muchos años. Entre sus aportaciones al desarrollo de esta ciudad se encuentran el Plan de Ensanche, los barrios de la Victoria, de Santa Isabel y de Belén, la estación de autobuses, los depósitos municipales de aguas, la casa-cuartel de la Guardia Civil, la piscina municipal, la reforma del mercado y del cementerio y el estadio de la Victoria.

A la vista de lo anterior me planteo: ¿han analizado su trayectoria y sus obras o, y mucho me temo que sea así, han tenido en cuenta sólo que fue un personaje público en época de Franco? A mi entender estamos ante un hombre ejemplar, de reconocido mérito, muy querido, trabajador infatigable durante toda su vida por Jaén y la provincia, incluido en la relación de los cien jiennenses del siglo XX. Me gustaría que usted me explicara por qué su nombre ha de ser eliminado de una calle, justo homenaje a su labor. A quién le ofende, a quién le hace daño, quién tiene queja de este médico humanista, entregado a la mejora de la ciudad de Jaén y de su gente, o qué recuerdo doloroso evoca que justifique la aplicación de la ley en este caso y que le haga merecedor de esta sanción póstuma. Por todo ello le pediría que se replanteara tal decisión y actuara objetivamente, valorando lo que representó este personaje en la vida de nuestra ciudad y no sólo que le tocó vivir en una época determinada.

Jacobo Gutiérrez García-Torres

Jaén

El bolsillo de los

españoles se rompe

El tan fuerte repunte inflacionista da la casualidad de que únicamente se ha producido en España. En efecto, los precios han subido en un año nada más y nada menos que un 4,3 por ciento. Para hacernos una idea de la gravedad de la situación, este mal dato de inflación no ocurría desde hace más de una década. Por tanto, sólo cabe responsabilizar a Zapatero y a su Gobierno de todo esto, ya que no han sabido o no han podido detener esta escalada de los precios.

La crisis no ha repercutido en Europa -y más concretamente en la zona del euro-, pues los países de la moneda única han tenido un índice de aumento de precios bastante más moderado, un 3,1.

Esto viene a demostrar que algo está ocurriendo y que aquí no se han sabido tomar a tiempo las medidas oportunas. Los ciudadanos están verdaderamente preocupados por este asunto. Y es que a la subida constante de los productos alimenticios de mayor consumo se ha unido el comienzo de año con el incremento de las facturas de la luz, del gas, del butano, del agua, de los transportes públicos, etcétera. Además de los pensionistas, muchos trabajadores españoles tendrán que ser resarcidos del desfase del IPC, según se prevé en sus convenios colectivos, pero habrá sectores, como el de los funcionarios y otros más, que seguirán perdiendo poder adquisitivo. Es lógica, por tanto, la preocupación que se ha generado en muchos ciudadanos. Señor Zapatero, con el bolsillo de los españoles no se juega.

Luis López González

Sevilla