Tribuna abierta

Las caras invisibles de nuestro paseo

«En el libro de la vida no todas las páginas están en blanco. Los primeros capítulos tienen su historia, su argumento»

Actualizado:

En los dulces paseos primaverales de este amable Madrid, cuando el sol toca su cénit y el ardor de los recuerdos nos invade, es frecuente encontrar, a nuestro paso, personas que al abrigo de la diselpidia nos solicitan ayuda y apoyo en su vida. Como sucede a los que presentan una prosopagnosia, que no reconocen una cara, volvemos nuestra mirada en otra dirección, intentando que ese espectáculo no nos importune. Esto puede deberse a una aporofobia o simplemente a una situación de que no nos importa lo que trasciende en esa persona sumida en un rincón de la vida, con unos recuerdos, ya olvidados, enterrados en los pliegues de su memoria.

Seguimos nuestro camino lentamente, un deambular pausado, dejando pasar

Antonio BasconesAntonio Bascones