Una raya en el agua

Canas

El envejecimiento prematuro de los nuevos partidos está dando lugar a una nueva oleada de pesimismo antipolítico

Ignacio Camacho
Actualizado:

Está dicho que no hay nada más parecido a la vieja política que la nueva política. Lo acredita la rápida asimilación de las formaciones de pretensión refundadora -Podemos y Ciudadanos; Vox es aún joven pero desde el principio se ha estructurado y definido como una organización de corte clásico- a los usos que venían a combatir con su adanismo efervescente y su fresco entusiasmo. Progeria política ha llamado algún lúcido analista a ese desgaste prematuro que ha llenado de canas a unos dirigentes treintañeros y ha devorado las células regeneracionistas de su liderazgo. En menos de cinco años, el espíritu de renovación democrática que parecía animarlos se ha disuelto en la jerarquía hipertrofiada de los aparatos. Los disidentes sufren purgas

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho