Buscando negro

Escribirte tus propias cosas comienza a ser de paria

Luis Ventoso
Actualizado:

Cuando el término «cambio climático» todavía no existía, el refranero ya se refería al mes en curso como «el febrerillo loco», por sus drásticas oscilaciones térmicas. En febrero, un día te pelas de frío y al siguiente despunta una jornada radiante, que pregona las dichas de una primavera adelantada y llena de promesas. Ayer Madrid gozó de uno de esos días de regalo que tanto guapean la metrópoli. Cielo raso, 16 grados en la sobremesa y un sol tímido, que invitaba a zapatearse en una terraza con un cafelito, o un espirituoso, y ver discurrir la vida quedamente. No pudo ser. Ni terraza ni libación. Tocaba escribir este artículo.

Sentado ante el teclado, me siento ahora mismo garrulo, carente del

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso