Brasil, singular y universal

«En Brasil, en Estados Unidos y en Europa, preservamos nuestro logro histórico más valioso, la Constitución, por encima de los partidos y de los presidentes de paso; el respeto a la ley es nuestro viático contra las pasiones del momento»

Actualizado:

La elección del nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no se ha vivido e interpretado de igual manera en su país y en otros lugares. Lejos de Brasil, los comentaristas más ruidosos perciben un nuevo episodio de un movimiento mundial hacia un nuevo autoritarismo, el nacionalismo étnico, generalmente calificado de populista, de extrema derecha y, a veces, de ultraliberal. Esta percepción preponderante en el mundo incluye en el mismo saco a Donald Trump, Viktor Orban, Xi Jinping, Vladímir Putin, el Brexit y muchos más. Una combinación así de barroca de países y culturas nos deja un tanto perplejos, pero no es necesariamente falsa. Asistimos, en general, a una especie de reacción nacionalista, antiglobalización, étnica, antimercantil y, a menudo, «machista». Una