Vidas ejemplares

Blanqueando a la extrema izquierda

No da una el Gobierno francés analizando la política española

Luis Ventoso
Actualizado:

Italia y Francia semejan hoy los dos enfermos de Europa. Los italianos constituyen un episodio aparte, pues en medio de su folclórica e indescifrable acracia van siempre flotando. El caso francés es más peliagudo, por tratarse de uno de los motores del continente. Su problema está bien diagnosticado: un país que fue referencial y rico, donde se vivía de fábula, que se acomodó a la buena vida y se resiste a adoptar el ritmo que demandan las realidades de la globalización y el cambio tecnológico. Francia no ha querido reformarse, peca de exceso de estatismo, ha integrado mal a sus riadas de inmigrantes y presenta unas menguantes ganas de currar. Se masca un denso malestar social, en especial en las

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso