La batalla cultural

La derecha española, como el rey don Rodrigo del romancero, está herida

Juan Manuel de Prada
Actualizado:

Afirmaba Chesterton que lo grave no es que vote un bajo porcentaje del electorado, sino un bajo porcentaje del votante. Pues, a su juicio, el hombre promedio vota con la mitad de la cabeza tan sólo, o incluso con una centésima parte, en lugar de hacerlo con todo su ser, con la cabeza y el corazón, con el alma y el estómago, «como hacemos cuando rezamos o nos casamos, incorporando a nuestro voto el color arrebolado de aquella hermosa puesta de sol que nos dejó arrebatados, y también la música de aquellas canciones espléndidas que nos conmovieron». Para lograr que el votante sólo vote con un «bajo porcentaje» de su ser, los ingenieros sociales lo dejaron sin bodas y sin

Juan Manuel de PradaJuan Manuel de PradaEscritorJuan Manuel de Prada