Una raya en el agua

La barrera

Entre Sánchez y sus probables socios había en Biarritz veinte mil policías por medio. Un mapa de situación perfecto

Ignacio Camacho
Actualizado:

A un mes de que expire el plazo para formar Gobierno, Pedro Sánchez ha tenido este fin de semana en Biarritz la oportunidad de contemplar el mapa político y moral de quienes pueden ayudarle a hacerlo. Porque allí, alegremente mezclados con los chalecos amarillos franceses, los sindicatos radicales vascos, el tristemente célebre Bloque Negro, las plataformas anti desahucios y otros movimientos anticapitalistas y antiglobalizadores del mundo entero, han participado en los actos de protesta contra el G-7 los dirigentes de Bildu y de Podemos, algunos de los cuales por cierto hicieron sus pinitos contestatarios en la violenta contracumbre de Génova a principios del milenio. Lo mejorcito de cada casa: hasta el último jefe oficial de ETA, David Pla, en inexplicable

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho