Todo irá bien

Barcelona desahuciada

Sólo con estas ganas podremos algún día remontar mi Barcelona desahuciada

Actualizado:

Irrumpe en Dry Martini un viejo conocido de la afición, con su camisa blanca de lino planchada al punto. Pide un gintónic de Bombay y ve en los sofás a una rubia para mí algo grandota -aires germanos la llevan- pero a él no le importa el tamaño y acude como un Idílico a la embestida y le bastan un par de minutos para que la muchacha le invite a sentarse. Desde la barra empiezan a escucharse las primeras peticiones de indulto y yo las secundo con pasión febril. Es por hombres como él que merece la pena vivir. Si José Bou hubiera ganado la alcaldía de Barcelona le habría pedido que le eximiera dos años de pagar el Ibi,