Bachmann con nosotros

HERMANN TERTSCH
Actualizado:

«Leo mucho en los periódicos del frío/ y de sus secuelas, de tontos y muertos/ de desplazados, de asesinos y miriadas/ de planchas de hielo, pero poco que me sosiegue». Ingeborg Bachmann era un alma de cristal que se rompió en Roma en 1973. Esta austriaca tan frágil como los pétalos que intuía en el viento nos regaló la mayor y mejor visión sobrenatural que ha dado la literatura alemana en el siglo de la tragedia que es éste apenas pasado. Salvo Gottfried Benn, nuestro Hölderlin cuerdo y gran mago de la palabra alemana, nadie ha escalado tanto, visto tanto abismo y sentido tal vértigo, ungido al final por la palabra.

Cuando murió la poetisa total, yo era menos que un idiota que quería ser Rimbaud, morir pronto con obra excelsa, escapar de aquí con un saludo memorable y dejar una huella que años después, redivivo, tan poco me importa. Me acuerdo bien de entonces. Y aun soy capaz de rememorar lo que sentía, con ella o con Rilke, con Goethe o con Schiller, con los Maestros Cantores de Nurenberg, con el Mesías de Händel. Bachmann es tan auténtica que duele viniendo del siglo de la tragedia. En su inmersión en la pasión y el dolor, en la crueldad imaginada. No ha de competir Bachmann con su terrible Paul Celan que venía de otra esquina del mundo oscuro y se encontró con ella y por supuesto se amaron.

El mundo de la belleza libre y la libertad total que nos convierte en el ser humano que vierte su generosidad y fantasía más allá de lo nunca imaginable es la vida que merece vivirse y que todos merecemos, allá lo concibamos. La intuición de la trascendencia es nuestro hueco hacia la felicidad que todos sabemos existe y pocos consiguen encontrar. En tiempos de miseria, asediados como en el medievo por la ira de la menesterosidad y bajeza, es buen momento para leer poesía y descubrir que somos mucho más que carne para el dolor.