La que se avecina

La política del subsidio tiene buena acogida ciudadana, pero cuando se traduce en dificultades para la empresa se torna impopular

María Jesús Pérez
Actualizado:

Casualidad o causalidad -en mi opinión más bien lo segundo- la economía en la era sanchista está en clara desaceleración. España ni crece ni crea empleo como debiera. Por cifras que lo constaten no va a quedar, mes tras mes alguna, de hecho, se torna negativa. ¡Y no será porque los empresarios se lo han advertido una y otra vez al presidente Sánchez! Evidente es que las reuniones hasta hoy entre las partes han sido poco fructíferas para los intereses empresariales -que paradójicamente son los que crean empleo, suben sueldos e invierten- y que por mucho que se obcecasen, sus peticiones eran de todo menos parte de la agenda del cambio de este Gobierno. Más bien ha sido la parte

María Jesús PérezMaría Jesús PérezRedactora jefeMaría Jesús Pérez