La Tercera

De la autonomía a la corresponsabilidad

«Dios no es el enemigo del hombre sino aquel que él ha creado libre para existir erguido en el mundo, ser creador con él y participar de su divinidad. Solo desde esta comprensión de Dios es posible y gozosa la moral cristiana, lejos de toda heteronomía, pero realista con el ser y el límite, el pecado y la gloria del hombre»

Actualizado:

Cada época, cada cultura, cada siglo, forjan palabras con las que proponen su proyecto. El siglo XVII tiene su expresión e interpretación en términos como naturaleza y razón, con formulaciones características como ley natural, derecho natural, religión natural, contrapuestas a otras como derecho positivo, religión positiva, propias de las instituciones y poderes establecidos. Como reacción el siglo XIX formulará sus ideales con términos como historia y libertad y el siglo XX con estas otras dos palabras: liberación y autonomía.

El concepto de autonomía formado por las dos palabras autos (mismo, sí mismo) y nomos (ley) es una categoría política central en Grecia a partir de la mitad del siglo V. Autonomía designaba el ideal de las ciudades-estado, en primer lugar