Ataque crucial en Afganistán

Actualizado:

POR primera vez en los más de ocho años de guerra, la OTAN ha tomado la iniciativa junto al Ejército afgano y se dispone a intentar expulsar de zonas vitales de la provincia de Helmand a los talibanes que se han atrincherado cómodamente en sus posiciones. Por primera vez, las tropas occidentales, las norteamericanas más exactamente, han roto esta especie de tradición que suponía que en invierno se detenía la guerra porque los talibanes no podían moverse debido al mal tiempo y las fuerzas de la OTAN preferían no molestarles. En vez de esperar la tradicional ofensiva de primavera, por fin han sido las fuerzas occidentales las que determinan cuál es la dirección de la guerra. La decisión del general Stanley McChrystal es el paso más relevante que se ha dado en Afganistán desde el derrocamiento de los talibanes.

Después de que la comunidad internacional hubiera asumido en la Conferencia de Londres los planes del presidente afgano, Hamid Karzai, para negociar con los insurgentes que acepten dejar las armas e integrarse pacíficamente en la vida política del país, era necesario enviar a los talibanes un mensaje claro y contundente como éste para que la oferta no se pudiera interpretar como un síntoma de debilidad. Que los soldados afganos participen en primera fila en esta ofensiva constituye también un examen de su capacidad para llegar a hacerse cargo de la seguridad de su propio país. El presidente norteamericano, Barack Obama, ha aprobado una estrategia que tiene como objetivo permitir a las tropas occidentales contemplar una salida a medio plazo. Pero para ello es necesario que antes quede claro que la OTAN no está dispuesta a salir de allí sin haber cumplido su misión.

El ataque lanzando ayer no está exento de riesgos, pero desde el puno de vista militar era lo que había que hacer. Es muy probable que a los talibanes no les haya cogido por sorpresa y que tengan preparada su respuesta, sobre el terreno o en forma de atentado terrorista, en esta u otra zona, incluyendo las áreas donde se encuentran las tropas españolas. Sin embargo, para Estados Unidos y la OTAN el éxito en esta ofensiva es vital y de ello dependerá el destino de la guerra.