Los amigos del procés

«Los que intentan sembrar de desorden, división y odio Cataluña, capitaneados por el president Torra, irán a Madrid para intentar presionar a los jueces. Afortunadamente se le ha reservado un sitial preferente en la Sala para que pueda ver con sus propios ojos que todavía hay jueces en Madrid»

Actualizado:

Desde hace unos años aparecen en las fotografías de los actos oficiales del presidente de la Generalitat de Cataluña. No llevan pendiente en el lóbulo de la oreja, como Arnaldo Otegui, e incluso alguno lo hace encorbatado y con aires de propietario. En Cataluña, los viejos terroristas abandonaron las armas hace muchos años, a diferencia de lo que ocurrió con ETA, que no las dejaron hasta ser derrotados. Los asesinos de Bultó y de Viola, por ejemplo, o aquellos que se dedicaban a tirotear en la rodilla a un periodista disconforme, se integraron en la vía pacífica -por llamarla de alguna manera- del nacionalismo catalán en su camino hacia la independencia. Los antiguos miembros de Terre Lliure terminaron en las