Álvaro Vargas Llosa - Algo trae el potomac

La guerra que todos perdemos

Estados Unidos ha logrado que China tenga problemas. Pero los efectos los sufre el mundo

Álvaro Vargas Llosa
Actualizado:

Nos lo pone difícil el amigo Trump. Quiere que la política funcione como los empresarios inmobiliarios de Nueva York a los que, como cuenta en sus memorias, arrancaba acuerdos provechosos para él a base de intimidarlos, elevar las apuestas hasta los límites del suicidio o ganarles por cansancio. Las relaciones entre Estados no son así porque existen consideraciones políticas que nublan las fronteras entre lo racional y lo irracional, porque las consecuencias las padecen actores que no están en el escenario tanto como quienes sí están o porque ningún Gobierno puede controlarlo todo, pero sí causar estragos en el intento.

La guerra comercial entre la primera potencia y la dictadura china, que incluye lo monetario y financiero, carece de sentido.

Álvaro Vargas LlosaÁlvaro Vargas LlosaColaboradorÁlvaro Vargas Llosa