La alergia de la CUP

«El trabajo parlamentario requiere mayor esfuerzo intelectual que salir a la calle a colocar lazos y pegar gritos. Y es menos divertido»

Ana I. Sánchez
Actualizado:

Después de que los independentistas cerraran el Parlament cuatro meses, todos los grupos parlamentarios deberían tener un formidable montón de iniciativas pendientes de debatir en el Pleno. Los partidos aspiran a resolver los problemas de los ciudadanos y aumentar las cotas de prosperidad en sus territorios, así que en Cataluña, donde la economía se desacelera con fuerza -crece un 1% menos-, casi un tercio de los niños viven en riesgo de pobreza y los depósitos bancarios se fugan -30.000 millones en 2017- todos los grupos políticos deberían estar peleándose por poner en marcha recetas económicas y sociales.

Pero, en lugar de eso, el gran anuncio de la CUP ha sido un boicot al Gobierno de Torra para convocar elecciones. Y

Ana I. SánchezAna I. SánchezRedactoraAna I. Sánchez