Tribuna Abierta

Alberto y Ascen sí que merecen nuestro homenaje

«Hagamos un ejercicio de esa memoria tan necesaria, esa que ETA, sus cómplices y tanto acomodado de esta política sin principios quieren cancelar, y honremos a Alberto y a Ascen como merecen»

Actualizado:

Para mí todos los días son 30 de enero, porque el olvido no ha ganado en mi mente su batalla contra la memoria. Pero, por fortuna, aún son muchos, no sólo sevillanos, sino de todos los rincones de España, los que recuerdan esa lluviosa madrugada en la que se les heló el alma al escuchar que la organización terrorista ETA había asesinado no sólo al teniente alcalde de la ciudad de Sevilla, Alberto Jiménez-Becerril, sino, en su extrema crueldad, también a su mujer, Ascensión García, dejando a tres niños de corta edad huérfanos de padre y madre.

Eso vamos a revivir hoy por la mañana en el cementerio de San Fernando, donde en dos negras lápidas de mármol están grabadas,

Teresa Jiménez-BecerrilTeresa Jiménez-Becerril