Accidentes de tráfico

Actualizado:

Romero Banet, en su carta hablando sobre los accidentes de tráfico, echa de menos la existencia de más policías en las vías y más multas. Si bien es cierto que nuestra agresividad de pueblo latino crea diferencias, en lo que dice referido a otras naciones europeas, siendo sólo parte de la verdad, quisiera precisar:

En otros países cercanos apenas se ven policías en las carreteras, pero allí están prestos en caso de necesidad. En algún país, el carné de conducir no se da si el alumno de la academia no ha practicado de noche en vías y autopistas y ha mantenido el coche a altas velocidades —120, 130 km/h— en tiempos superiores a la media hora. Es decir, cuando se tiene el carné se domina el coche y los condicionantes de velocidad y nocturnidad. Aquí hay conductores que nunca debieran entrar en vías rápidas por el peligro que crean al no dominar su vehículo.

Existe un descrédito de la norma limitadora de la velocidad por ser, en no pocos casos, limitaciones absurdas, innecesarias e ilógicas. ¿Cómo se entiende que la limitación, por ejemplo, de una segura autopista a 120 km/h sea la misma que la de la peligrosísima autovía Burgos-Valladolid? Este descrédito aumenta cuando, sabiendo la Administración que la limitación de velocidad en las autopistas es obsoleta y nadie la respeta por sentido común, no se cambia la ley. El concepto de exceso de velocidad es elástico. Es adecuado ir a 30 km/h en ámbitos urbanos, como puede serlo el ir a más de 140 km/h en una autopista si la vía, la circulación, el coche y el estado del conductor lo permiten.

Pedro Manuel Peña Pérez.

Palafrugell (Gerona)..