ABC Y SUS LECTORES

Actualizado:

«Felicidades a ABC -dice DAVID GARCÍA- por su editorial «La dignidad de la Constitución», publicado el viernes 27 de noviembre, porque se ha convertido en uno de los textos en los que con mayor firmeza y argumentación se ha defendido a nuestra Carta Magna plural y solidaria, la refrendada por todos los ciudadanos de España, la Ley de todos y para todos, frente a libelos adoctrinadores de nacionalistas periféricos exclusivistas. Enhorabuena a todos los columnistas (desde Carlos Herrera al maestro Mingote) que desde sus páginas, y unidos, se posicionaron sin ambigüedades defendiendo, desde la calma, nuestro democrático ordenamiento jurídico constitucional ante aquellos nacionalistas periféricos que intentan dañar la convivencia con tesis tan inventadas y peligrosas como arcaicas».

«Leo en el ABC del sábado 21 de noviembre un editorial y dos artículos de sus periodistas habituales en los que se critica la designación de Van Rompuy como presidente del Consejo Europeo. Las razones evocadas son del género: «no tiene glamour», «es una personalidad gris», «perfil bajo o, peor, plano», «aburrido y circunspecto», etcétera. Con este tipo de argumentos, ABC se alinea con una gran parte de los medios europeos. Lamento decirles -se queja MANUEL HERNÁNDEZ LÓPEZ, ex director de la Comisión Europea- que, primero, me pregunto si sus periodistas conocen algo del señor Van Rompuy para descalificarle como hacen; ¿no dicen que es un desconocido? Segundo, hoy ya sabemos muy bien que el carisma, el glamour y el ser considerado como una estrella no son garantía (¡ni mucho menos!) de una buena gestión de la chose públique. Tercero, hoy por hoy la desconfianza de los ciudadanos en los políticos de fuste y brillo es apabullante y merecedora de reflexión. Por el contrario, líderes políticos que acostumbran a tomar los medios de transporte públicos, que se van de vacaciones en una caravana, que no se aferran al puesto ni a la grandeur porque ni lo quieren ni lo necesitan, que no buscan salir en los telediarios..., pero que sí tienen un magnífico cerebro amueblado con una formación intelectual de primera categoría, están dotados de una gran capacidad de diálogo y de compromiso, saben decidir y no dar largas al asunto... son los que Europa necesita».

«El artículo «Clara Campoamor, voz y voto de la tercera España», publicado el 21 de noviembre, me ha hecho recordar una exposición de hace tres o cuatro años en la que se manipulaba su figura hasta el punto de hacerla aparecer como socialista, y en la que sólo una fotografía con don Alejandro Lerroux hacía sospechar de su afiliación al Partido Radical. Sin embargo -asegura FERNANDO SÁENZ RIDRUEJO-, la persecución que sufrió por parte de la izquierda fue tremenda e, incluso, en los Diarios de Azaña, la única vez en que se le cita es para descalificarla como pedante por su defensa del voto femenino. El artículo, al referirse a la huida de Clara Campoamor del Madrid de 1936 -«revolucionario y milicianero de los paseos y las checas», según el autor- pone sobre la mesa el asunto, más amplio, de la posterior apropiación de la República por parte de los partidos marxistas, que habían conspirado para destruirla desde el mismo día en que perdieron las elecciones de 1933. Algunos republicanos destacados fueron víctimas del Frente Popular. Otros, como Alcalá Zamora, Lerroux, Salvador de Madariaga, Sánchez Albornoz, Ortega y Gasset, Marañón o Lorenzo Pardo, tuvieron que huir de la furia revolucionaria. Todo ello habría quedado relegado al sereno examen de los historiadores si no fuera por la actual obsesión del partido gobernante por reescribir la historia. En su afán por recuperar una imagen izquierdista, el PSOE olvida a sus militantes más genuinamente democráticos, como Fernando de los Ríos o Besteiro, y está reivindicando de forma un tanto esperpéntica a otros, como Negrín, al que, a título póstumo, se ha devuelto el carné que le fue retirado por Indalecio Prieto en 1946».

«En ABC del sábado 21 de noviembre, en la entrevista a Rosa Díez, encuentro un argumento -dice CLOTILDE ESTÉVEZ- que merece una réplica. En relación con el asunto de los crucifijos en las escuelas públicas, dice doña Rosa: «si alguien pide que se quite, pues hay que quitarlo». En consecuencia, se me ocurre que también se admitirá «si alguien pide que se ponga, pues hay que ponerlo». ¿O no?».

«El pasado mes de octubre, ABC nos brindó una gran ayuda a raíz de una entrevista que la periodista Marta Barroso hizo a un joven afectado de esclerosis lateral amiotrófica. Gracias a la difusión del artículo a través de su periodico, hemos tenido la oportunidad de dar a conocer los estragos que provoca esta terrible enfermedad y la importancia de recibir apoyo económico, tanto por parte de subvenciones públicas como de las de ámbito privado con el fin de facilitar el día a día a los enfermos. En nombre de la asociación que represento -nos dice ADRIANA GUEVARA DE BONIS- y en la de los enfermos, que son nuestra razón de ser, gracias de nuevo y gracias por ser una publicación comprometida en ayudar a quien lo necesita».

lectores@abc.es