ABC Y SUS LECTORES

Actualizado:

No han sido pocas las cartas de agradecimiento recibidas tras la publicación, el pasado viernes, de las páginas especiales dedicadas al cincuenta aniversario de la fundación de ETA. «Quiero manifestar -señala JUAN CARLOS BARAHONA- mi solidaridad con las 828 víctimas de la banda terrorista, que ABC ha sabido convertir en auténticas protagonistas de un aniversario que sólo se puede interpretar desde el dolor y, también, la solidaridad. Mis felicitaciones y reconocimiento por haber sido durante tantos años un medio de referencia para entender el fenómeno terrorista desde el punto de vista de quienes lo sufren». «Muy buen análisis el de Jon Juaristi en la Tercera de ABC. Que los dirigentes políticos de un núcleo tan importante de la población vasca expresen a diario su incompatibilidad con España hace que en las ikastolas, en muchas cuadrillas y en numerosas familias se genere odio hacia todo lo español. De ahí la pervivencia de ETA. No obstante, la razón, el sentido común y el Estado de Derecho acabarán con esa peste. Que no le quepa a nadie la menor duda», comenta, por su parte, RAMÓN MONGE, en referencia al artículo de Juaristi que abría el citado número de nuestro periódico.

Sobre el comentario de «La frase del día» del pasado 30 de julio nos escribe desde Castellón MIGUEL DE ENTREMARES. ««Corbacho tiene un problema». Así finalizaba ABC su comentario sobre el «eximio» jefe de prensa del ministro Corbacho, un desconocido Manel Fran y Trencs. Naturalmente que Corbacho tiene un problema, pero un único problema: carece de la más mínima preparación para ser ministro. Cuando un ministro posee una gran preparación, se rodea de colaboradores iguales o mejores que él. Pero si su formación es deficiente, sus colaboradores son elegidos entre gentes de más bajo nivel que el suyo, no vaya a ser que le dejen en ridículo. Y, de esta guisa, llega a jefe de prensa de un Ministerio un sujeto más apto para «censor» en el régimen anterior que para el cargo que ocupa actualmente. Por eso Corbacho tiene un problema. Lo peor es que ese problema, por ser de Corbacho, es un problema que nos afecta a todos. Ese sí que es el problema».

En el capítulo de felicitaciones personales, IGNACIO MARINA se dirige a ABC para aplaudir a Ignacio Ruiz Quintano «por su artículo «Niños y niños»». «No se pueden decir las cosas más claras. Ruiz Quintano -sigue el lector- es uno de los mejores articulistas del periodismo español. Le admiré, le admiro y le admiraré. Inteligencia, Ruiz Quintano, sigue diciendo el nombre exacto de las cosas». También NICANOR GÓMEZ VILLEGAS se refiere a Ruiz Quintano. «Leo sus columnas -dice su carta- como se saca agua de un pozo: en cada una aprendo algo nuevo. En efecto, como nos contaba el sábado, la etimología de tragedia es «canto de la cabra». Todos los diccionarios etimológicos que tengo coincidían en esa lectura. Pero hoy creo que se le ha colado un gazapo en su columna: la princesita que está enterrada en Covarrubias era noruega, no danesa».

Esta semana abundan las cartas de tono positivo. FRANCISCO SÁNCHEZ DE MUNIÁIN Y GIL recuerda que «el viernes 24 de julio Carlos Herrera escribió un artículo sobre Gibraltar del que extraigo un párrafo con el que me identifico plenamente: «lo que queremos los españoles es que desde ese lupanar societario se deje de urdir una permanente red de fraude y robo»». «Si además -sigue- no se contamina la bahía de Algeciras, no se da cobijo a delincuentes, no se usurpan aguas españolas y no se maltratan los derechos de los españoles, miel sobre hojuelas. ¿Tendrán razón aquellos ingleses que llaman a los llanitos gibraltareños scorpions rock (escorpiones de roca)?

Peor parado sale Darío Valcárcel, cuya presunta militancia ecologista viene a criticar JUAN LUIS MARTÍNEZ a raíz de su artículo «Nueva alerta planetaria», publicado el lunes 20 de julio. «No me sorprende, pero sí que me entristece, que el periódico cuya lectura es un hábito aprendido de mi padre publique un discurso de carácter dogmático, nada acorde con la profesionalidad y el prestigio del señor Darío Valcárcel. Me parece que ha sido contagiado por el ecologismo integrista que tantos titulares genera. Mucho me temo que al señor Valcárcel como a muchos otros, le han vendido la moto».

Procedente del pasado domingo, la polémica sobre la localización de Moral de Calatrava sigue adelante. Dos lectores nos escribieron la pasada semana para corregir a Luis Conde-Salazar por haber situado esta localidad dentro de la provincia de Toledo, cuando, según ellos, está en Ciudad Real. A nuestro colaborador le ha salido un abogado en la persona de TOMÁS LEÓN. «Creo -señala en su carta- que hay que hacer algunas matizaciones: la división actual de las provincias españolas se estableció en 1833. A finales del siglo XVII tal división no existía y las diócesis tenían una especial importancia a la hora de ubicar tanto este como otros emplazamientos. La localidad natal de Gregorio de Robles, tal como consta en el Archivo de Indias por declaración de él mismo y que recoge Víctor Tau Anzoategui en su Introducción a «América a finales del siglo XVII» (editado por el Seminario Americanista de la Universidad de Valladolid, 1980) era «Villa del Moral, Campo de Calatrava, diócesis de Toledo». Efectivamente, Moral de Calatrava pertenece hoy a Ciudad Real, pero entonces lo hacía a la diócesis de Toledo del Reino de Castilla. El criterio utilizado por Conde-Salazar me parece muy oportuno y es toda una lección de historia».

lectores@abc.es