El 155 de Sánchez

La estrategia del doctor para fagocitar a Podemos a costa de la imagen de España ha tenido un final premonitorio: 155 noes

Alberto García Reyes
Actualizado:

La jangada de Pedro Sánchez a España ha tenido la perfección artística de un ballet ruso. En su relevé ante Iglesias sonó una partitura celestial cuando los diputados se dispusieron a votar. Tatatachán. 155 miembros de la Cámara dijeron «no». 155 exactamente. El número áureo de la unidad nacional, el que guarda la proporción divina, el de la razón extrema. La investidura fracasada del gaseoso líder de los socialistas pasará a la historia por dos grandes motivos: porque nadie ha conseguido arrastrar tanto a su país por el barro y porque el diputado Rufián rogó al frente rojo un acuerdo por el bien de España. Hay que reconocer que esto es un avance crucial en la política patria. Sánchez ha

Alberto García ReyesAlberto García ReyesArticulista de OpiniónAlberto García Reyes