Vox

El juego de tronos de cuatro se ha convertido en uno de cinco, lo que lo hace más disputado, más incierto, más fiero, como es hoy la escena política española

José María Carrascal
Actualizado:

Tras descalificarlo con todo tipo de insultos -ultras, fascistas, machistas, xenófobos, antieuropeos, franquistas-, resulta que ha crecido en Andalucía más que nadie. Sumiéndolos en un enorme desconcierto. Unos lo atribuyen a que muchos seguidores se quedaron en casa, al dar por segura la amplia victoria, por lo que sólo necesitan movilizarlos. Otros lo achacan a la llegada a España, tarde, como todo, de la extrema derecha que barre Europa por lo que no hay que hacerle caso. Olvidando la explicación más simple: que los andaluces, cuyo fino olfato nadie niega, pueden haberse dicho: si quienes nos gobiernan y se forran desde tiempo inmemorial, hablan tan mal de Vox, algo bueno debe tener. Aparte de darse cuenta de que su régimen

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal