Quiebra del grupo turístico

Orizonia, vuelo cancelado

Actualizado:

No gana este país para sobresaltos en un sector que pasaba por ser el motor más fiable de la maltrecha economía española. Un día después del inicio de la huelga de Iberia, que según la ministra de Fomento, Ana Pastor, «no nos podemos permitir», es el ministro de Industria y Turismo el que se ve obligado a calificar la quiebra de Orizonia de «muy mala noticia para España». Tan mala que la próxima semana presentará a su plantilla un ERE que podría afectar a más de 3.000 empleados, y que no solo deja en en la calle a miles de trabajadores, sino que añade presión al sector hotelero, al que adeuda alrededor de doscientos millones de euros, por no hablar de los planes frustrados de miles de clientes. Aunque Soria mostró su esperanza en que «en los próximos días pueda encauzarse la situación, fundamentalmente para que esta empresa siga existiendo», el plan de los propietarios de Orizonia, asfixiada por las deudas, pasa por soltar lastre y vender alguna compañía del grupo, como la aerolínea Orbest, que ya ha cancelado todas sus reservas.

No gana este país para sobresaltos en un sector que pasaba por ser el motor más fiable de la maltrecha economía española. Un día después del inicio de la huelga de Iberia, que según la ministra de Fomento, Ana Pastor, «no nos podemos permitir», es el ministro de Industria y Turismo el que se ve obligado a calificar la quiebra de Orizonia de «muy mala noticia para España». Tan mala que la próxima semana presentará a su plantilla un ERE que podría afectar a más de 3.000 empleados, y que no solo deja en en la calle a miles de trabajadores, sino que añade presión al sector hotelero, al que adeuda alrededor de doscientos millones de euros, por no hablar de los planes frustrados de miles de clientes. Aunque Soria mostró su esperanza en que «en los próximos días pueda encauzarse la situación, fundamentalmente para que esta empresa siga existiendo», el plan de los propietarios de Orizonia, asfixiada por las deudas, pasa por soltar lastre y vender alguna compañía del grupo, como la aerolínea Orbest, que ya ha cancelado todas sus reservas.