El presidente Pedro Pablo Kuczynski, durante un discurso en el congreso
El presidente Pedro Pablo Kuczynski, durante un discurso en el congreso - AFP
Perú

El Congreso peruano votará por segunda vez la destitución del presidente Kuczynski

Debido a sus lazos no aclarados con la constructora brasileña Odebrecht

CORRESPONSAL EN LIMAActualizado:

Este jueves se votará por segunda vez en el Congreso la destitución de Pedro Pablo Kuczynski de la presidencia, debido a sus lazos no aclarados con la constructora brasileña Odebrechty a la abierta disputa entre los hermanos Keiko y Kenji Fujimori por quedarse con el partido que fundó a sangre y fuego en los noventas, el patriarca del clan: Alberto y Kenya.

En la primera votación de destitución, Kuczynski se salvó con los votos que le quito Kenji y Alberto a su hermana en el Congreso: en total fueron 10 congresistas de la bancada parlamentaria que dirige Keiko Sofía –incluído Kenji- quienes se abstuvieron de votar a favor de la destitución del presidente peruano.

Tres días de que PPK se salvara de ser destituido, el 24 de diciembre de 2017, indulto y otorgó la gracia al ex presidente Alberto Fujimori que gobernó Perú con mano de hierro junto a su asesor, hoy encarcelado, Vladimiro Montesinos.

El benjamín de los Fujimori, Kenji Gerardo, es a quien todos reconocen como el principal factótum de la liberación de su padre, condenado por secuestro agravado, corrupción y violaciones a los derechos humanos a 25 años de cárcel en el 2009. Tras la liberación de su padre, Kenji Gerardo y el papá Alberto se han convertido en el sostén político más importante del banquero y atribulado presidente de 79 años.

Eventualmente, los congresistas que se abstuvieron de destituir a PPK (como se conoce al mandatario) con Kenji Gerardo incluido, se fueron de «Fuerza Popular» y están gestionando una petición en el Tribunal Constitucional para poder formar un grupo parlamentario con todos los derechos.

«A mi hermano Kenji Fujimori prefiero no verlo en lo político. Yo no lo voy a buscar. Él sabe dónde vivo. Hay una ruptura en el aspecto político», dijo Keiko Fujimori en una entrevista televisiva; al tiempo que demostró su fastidio por disminuir su bancada de 73 a 59 congresistas.

«Mi conciencia está limpia»

En tanto, el presidente Kuczynski invocó a San Pedro para mostrar su malestar por la segunda votación donde se dirimirá si sigue o no en el poder: «Mi conciencia está limpia, yo no he hecho nada malo, ¡Nada! Si me muero hoy, San Pedro me recibirá allá arriba y me dirá: Pedro Pablo, tú has actuado bien. Yo lo sé. No dejaré que se traigan abajo a este Gobierno que el pueblo eligió. ¡Déjenme trabajar! Es lo único que pido.»

«Hace 3 meses hicieron una petición de moción de censura que no prosperó, y ahora lo vuelven a plantear sin una coma nueva. Están poniendo en ridículo al Perú porque quieren botarme después de la Cumbre de las Américas. Me voy a defender y no renunciaré, ¡No renunciaré!», dijo en su cuenta de Twitter.

La desesperación de Kuczynski está relacionada con la fría relación que sostiene en la actualidad con su presunto sucesor, Martín Vizcarra, quien le sucedería en la presidencia de ser destituido, y que se desempeña como embajador del Perú en Canadá.

Disputa de poder

Para el sociólogo del Instituto de Estudios Peruanos, Martín Tanaka: «Desde este punto de vista, no interesa tanto lo que pase el jueves; podemos estar a la larga en las mismas con Kuczynski o con Vizcarra. Encerrados en una disputa de poder en las alturas, sin enfrentar los problemas que desvelan a los ciudadanos. Por ello, después del jueves urge gestar a quien esté a cargo del ejecutivo, al Congreso y a la sociedad civil un amplio acuerdo político que permita que el país deje la parálisis en que se encuentra».

En tanto, la otra cara de la crisis política la protagoniza Keiko Fujimori. Según el analista político de «La república», Raúl Tola, «para Keiko Fujimori esta nueva votación de destitución implica tantos riesgos que precipitarse a apoyarla demuestra una abrumadora dosis de desesperación. La toma quien está acostumbrada a ejercer el liderazgo desde la fuerza y la rigidez…y que ve con alarma cómo su poder se extingue y cómo la justicia comienza a apretarla por el caso Odebrecht».

Kuczynski es uno de los políticos que están siendo investigados tanto en Perú como en Brasil por haber recibido financiación en sus campañas presidenciales de la constructora brasileña Odebrecht. Junto a él, se encuentran la candidata Keiko Fujimori, los expresidentes Alan García, Alejandro Toledo y Ollanta Humala, que está preso desde hace 8 meses junto a su esposa.

Según IDL-Reporteros, en la campaña del 2006, Odebrecht financió a Alan García; en el 2011 a Pedro Pablo Kuczynski, Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Keiko Fujimori. Además de haber financiado, según IDL-Reporteros, las campañas del NO de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán y el actual presidente regional del Callao, Felix Moreno.