Curri Valenzuela

La campaña contra Cospedal

A la ministra de Defensa le queda un mes de soportar fuego amigo, algo que parece que lleva con estoicismo

Curri Valenzuela
Actualizado:

Jorge Verstringe, Alberto Ruiz Gallardón, Francisco Alvarez Cascos, Javier Arenas, Mariano Rajoy, Angel Acebes. Los integrantes de la larga lista de exsecretarios generales del PP (con los dos primeros, AP) no tuvieron motivos para sospechar en su día que el cargo fuera tan poderoso como para justificar la campaña de acoso y derribo contra María Dolores de Cospedal que ha ocupado esta semana las portadas de varios periódicos de la capital.

A menos que no se trate de la lucha por el poder de la secretaría general que debe elegirse en el congreso nacional de los populares a celebrar dentro de un mes, sino de la sucesión de Mariano Rajoy.

A lo largo de esta semana, tres de los cuatro diarios madrileños (no este, naturalmente) han coincidido en destacar con grandes titulares noticias supuestamente perjudiciales para la ministra de Defensa y numero dos del PP: por un lado, las de un informe del Consejo de Estado sobre las consecuencias del accidente del Yakolev hecho público a los tres meses de que ese organismo lo enviara al Gobierno. Se da la circunstancia de que los informes del Consejo de Estado son secretos y se dan los rumores de que alguien del Gobierno interesado en la campaña, también obvia, de declarar incompatible que Cospedal sea reelegida secretaria general mientras desempeña la cartera de Defensa, ha filtrado el documento a un periódico en el que suele tener mucha mano para estas cosas.

Paralelamente (¡que casualidad!) otro diario publicaba esta semana de forma muy destacada la supuesta noticia de que el marido de Cospedal, Ignacio Lopez del Hierro, estaba siendo investigado por la UDEF por participar en un negocio junto con Jordi Pujol jr. Lo fue inicialmente según un informe del pasado mes de abril, pero en diciembre otro informe de la UDEF declaró falsa esta conexión.

A la ministra de Defensa le queda un mes de soportar fuego amigo, lo que parece que lleva con estoicismo. Los suyos dicen no entender por qué tanto interés en apartarla de la secretaría general, teniendo en cuenta que en los gobiernos socialistas y en los populares ha sido la norma que ocupara un ministerio el número dos del partido. De lo que no quieren hablar, seguramente por no meterse en arenas movedizas, es del trasfondo de esta campaña, que realmente parece encaminada a situar en el poder a los futuros sucesores de Mariano Rajoy. Por un lado Cospedal, que no renuncia de antemano, por otra Soraya Sáenz de Santamaría que, se dice en Génova, quiere situar en la secretaría general al ex ministro Alfonso Alonso en búsqueda de adquirir en próximos años el poder territorial del que carece.

Curri ValenzuelaCurri ValenzuelaArticulista de OpiniónCurri Valenzuela