Bradley Cooper, en una escena de «El francotirador»
Bradley Cooper, en una escena de «El francotirador» - warner bros.

«El francotirador»: el taquillazo de Clint Eastwood que divide a Hollywood

Jane Fonda califica la película de «poderosa» mientras Seth Rogen la compara con un filme de propaganda nazi

Actualizado:

Nadie lo vio venir: «El francotirador», la última película de Clint Eastwood, que había pasado desapercibida en la temporada de premios, hasta que recibió seis nominaciones en los Oscar, barrió el pasado fin de semana en Estados Unidos y se convirtió en el mayor taquillazo de la historia en un mes de enero. 90 millones de dólares, cerca de 80 millones de euros. Como si de una cinta de superhéroes se tratara.

Ocurre, sin embargo, que «El francotirador» es un filme biográfico, un biopic que narra la historia del Navy SEAL Chris Kyle, el hombre con el récord de enemigos abatidos, el mismo que abatió a otro francotirador desde la mayor distancia registrada. Un tipo que acabó obsesionado con su misión y necesitaba regresar una y otra vez a Irak ante la noción de que debía proteger a sus compatriotas. ¿Mero retrato humano o apología de la violencia bélica? Por ahí viene la polémica que sacude a Hollywood

La espita la abrió Michael Moore, responsable de documentales como «Bowling for Columbine» y «Fahrenheit 9/11», muy crítico el primero con el uso de armas de fuego en su país y muy duro el segundo con la respuesta de la Administración Bush tras los atentados del 11-S. «Mi tío fue asesinado por un francotirador en la Segunda Guerra Mundial. Nos enseñaron que los francotiradores eran cobardes. Te dispararán por la espalda. Los francotiradores no son héroes. Y los invasores son peores», escribió Moore en Twitter.

Una reflexión que llevó al actorRob Lowe a replicar: «Está de broma, ¿verdad?».

Moore todavía añadió un segundo mensaje en la misma línea y acabó recurriendo a otra red social, Facebook, cuando varios medios especializados, desde The Hollywood Reporter a Deadline, le acusaron de atacar la cinta de Eastwood. «No dije una palabra sobre 'El francotirador' en mis tweets», se defendía Moore, quien dejaba varias alabanzas: «Magnífica interpretación de Bradley Cooper. Una de las mejores del año. Gran montaje. ¡Vestuario, peinado y maquillajes soberbios!».

Propaganda nazi

El documentalista, por último, lamentaba que, en su juicio, Eastwood confundiera Irak con Vietnam y los iraquíes fueran tachados de «salvajes». Horas después regresaba a Twitter ante la polvareda de sus comentarios: «Siento tener que afirmar lo que es obvio de nuevo: invadir un país que no te ha atacado es ilegal e inmoral. La historia nos juzgará con dureza».

Palabras de lo más inocentes en comparación con las de Seth Rogen: «American Sniper [título original] me recordó a la película que proyectan en el tercer acto de Malditos bastardos», publicó en Twitter.

El coguionista y codirector de la muy polémica «The interview» se refería al filme ficticio rodado por el personaje de Daniel Brühl, alpinista y héroe del nazismo, que acude a ver a un cine la plana mayor del Tercer Reich, encabezada por el mismísimo Adolf Hitler.

Impresiones muy dispares que sugieren que «El francotirador» (al menos en EE.UU.) es el tipo de película que provoca reacciones extremas: o se ama o se odia. Si Rogen la comparó con la propaganda nazi, el vicepresidente Joe Biden lloró cuando la vio en un preestreno en Washington. Y hace casi un mes, cuando nadie hablaba de ella, Jane Fonda se deshizo en elogios: «Poderosa. Otro punto de vista de 'El regreso' [por la que ella y Jon Voight ganaron el Oscar]. Bravo Clint Eastwood.

La película con el estreno más fulgurante en la larga carrera de Clint Eastwood llega a España el 20 de febrero.