Rodolfo Sancho: «Ser Rey es un trabajo muy complicado»

El actor acaba de recibir el Premio Iris por su papel como Fernando el Católico en la serie «Isabel», de TVE

Actualizado:

Rodolfo Sancho recogió el pasado el pasado martes, en el Gran Casino de Aranjuez, el Premio Iris, que entrega la Academia de Televisión, como mejor actor por la serie de TVE «Isabel». Fue el único premio que se le escapó a «El tiempo entre costuras», de Antena 3.

-¿Cuándo se volverá a poner el vestuario del Rey Fernando?

-La tercera entrega ya está grabada y lista para su emisión, lo que ocurrirá en septiembre. Han sido unos meses de duro, pero gratificante trabajo. Se trata de una serie de calidad y es todo un gusto formar parte de ella.

-¿Qué ha representado este personaje para usted?

-Es el más importante que he hecho en mi carrera. No sólo por lo que representa como personaje histórico, sino también porque como actor me ha permitido sacar cosas, formas de interpretar que me han hecho sentirme muy feliz. Estoy muy satisfecho con la labor realizada.

-Personajes como este ¿ayudan o perjudican el trabajo de un actor?

- Interpretar un personaje nunca te perjudica. Todo lo que haces te ayuda a crecer en todos los aspectos. En este caso me ha ayudado a conocer más al personaje y, como le digo, en esta serie todo ha sido fenomenal.

-¿Qué destacaría del personaje?

-La astucia en la política. Fue un monarca que supo muy bien jugar sus cartas. Sabía moverse en esos tiempos tan complicados que le tocaron vivir. No hay que olvidar que Maquiavelo para su obra «El príncipe» parece ser que se basó en él y en César Borgia.

-Siempre dicen que detrás de un gran hombre hay una gran mujer. ¿Se cumple la regla en el caso de los Reyes Católicos?

-Es una expresión con la que no estoy muy de acuerdo y me parece que puede enfadar a las feministas. En el caso del reinado de Isabel y Fernando no tenía el valor de delante y detrás, ya que cuando ellos se casaron unieron dos reinos; pero Fernando fue Rey de Aragón y de Castilla e Isabel Reina de Castilla y Aragón. Lo que consiguieron es unir y ninguno estuvo por encima del otro. En este caso era más acorde el famoso lema de «tanto monta, monta tanto». Su forma de gobierno fue todo un ejemplo de modernidad.

-¿Qué pasó por su cabeza cuando le propusieron el papel?

-Supuso para mí una gran alegría. Es un personaje fascinante por todo lo que había leído sobre él en los libros de texto. Era todo un reto y además un orgullo volver a trabajar con Diagonal, con los que ya había trabajado en «La señora». Se trata de una productora que realiza series de calidad.

-¿Es complicado interpretar con tanta ropa encima?

-Es durillo. Llevar cotas de malla rodando en invierno o trajes de terciopelo en verano en un plató con el calor de los focos resulta difícil, montar a caballo… pero eso va en el trabajo.

-¿Se imaginaba el buen funcionamiento de la serie?

-Desde el principio yo era optimista. Era consciente de que estábamos ante una serie de calidad, lo que me ha sorprendido y gratamente es que «Isabel» ha sido seguida en sus dos primeras temporadas y me remito a los resultados de audiencia por gente joven. Tengo entendido que gracias a la serie muchos jóvenes y niños se han interesado por la asignatura de Historia.

-¿Es su primer histórico?

-Sí y como le digo muy feliz con haberlo interpretado.

-¿Cómo se preparó para ser Fernando el Católico?

-Me encanta leer y sobre todo los temas históricos. Antes de que me ofrecieran el papel ya había leído sobre el personaje, al margen de lo que conocía por los libros de texto del colegio, por lo que no ha supuesto ningún esfuerzo. Además, los guionistas nos hicieron llegar información y documentación para conocer y acercarnos más al personaje.

-En unos momentos como los actuales, en los que dentro de unos días tendremos un nuevo Rey, ¿su personaje ¿le ha ayudado a conocer el trabajo de los Reyes?

-Ser Rey es un trabajo muy complicado. He entendido muchas cosas. Fernando era uno de los reyes mejores preparados de su época. Según cuentan las crónicas con tan sólo tres años ya estudiaba latín. Estoy convencido de que nuestros príncipes están muy bien preparados.

-Al recibir el Premio Iris, usted se acordó de dos personas importantes en su vida…

-Era de ley. Mi padre Sancho Gracia y mi padrino Adolfo Suárez, que como eran dos personas maravillosas y unos grandes defensores de la democracia y por desgracia ya no están con nosotros,

-Tengo entendido que tras enviudar en «Isabel», prepara «El ministerio del tiempo», una nueva serie para TVE

-Hay propuestas, pero no hay nada cerrado de momento.