Vacaciones ecorresponsables
Vacaciones ecorresponsables - ABC

Vacaciones ecorresponsables

Planes de ocio, moda, hoteles, restaurantes... Vestimos de verde el verano para disfrutar del tiempo libre protegiendo el planeta

Actualizado:

Con las vacaciones llega el descanso, la desconexión, los momentos de diversión... sobre todo fuera de casa, y muchos de ellos en contacto con entornos naturales. Por eso es importante no bajar la guardia en el cuidado del medio ambiente, pero, además, puede ser un buen momento para cambiar muchos de nuestros hábitos y comenzar a poner en práctica otros más respetuosos con la naturaleza y el planeta. Para ello podemos empezar apuntándonos a planes y opciones comprometidas con la sostenibilidad. Te contamos algunas de ellas.

Voluntariado ambiental

Dedicar parte del tiempo vacacional al cuidado de la naturaleza es posible con WWF, que permite ser voluntario en Parques Naturales, participar en la conservación de bosques o de aves marinas en las Islas Atlánticas. Lo mejor para asegurarse plaza es apuntarse con tiempo suficiente. Con SEO BirdLife se puede realizar voluntariado en reservas ornitológicas o en Parques Nacionales y hasta el 4 de agosto se desarrolla LINDUS-2 para encargarse de los registros de aves de paso migratorio en los puertos del Somport y del Portalet, en Huesca.

Trabajar de voluntario en granjas de cultivo orgánico es una magnífica opción para aprender y echar una mano allá donde se necesita. Unas seis horas diarias de trabajo a cambio de alojamiento y comida en cualquier parte del mundo gracias a WWF, que vincula a voluntarios con agricultores orgánicos y productores para construir una comunidad global sostenible.

La recogida de plástico en las playas y mares se ha convertido en algo necesario, son muchas las entidades que promueven acciones para liberar al océano de esta plaga. Como la que realiza Ekomodo, en las playas de Zumaia, que además ha tenido la iniciativa de premiar a los voluntarios con fundas de ordenador fabricadas gracias al plástico recogido, demostrando lo que se puede hacer con estos residuos. Y los amantes del ciclismo, del deporte al aire libre, de la naturaleza y el medioambiente pueden apuntarse para formar parte del «Pelotónverde de Ecovidrio» para recoger residuos durante la Vuelta Ciclista a España. Los voluntarios actuarán en ocho etapas de montaña de la competición.

Escapadas responsables

En estos meses, los municipios costeros llegan a triplicar su población. «Es muy importante que todos colaboremos para mantener los entornos limpios y libres de residuos. Así podremos disfrutarlos tanto en el presente como en el futuro», señalan desde Ecoembes. Si se va a la playa, no hay que dejar basura tirada en la arena, y usar una bolsa para recoger los desechos y depositarlos en el contenedor correspondiente. A la hora de visitar espacios naturales, es importante respetar los animales y las plantas.

Pero además, podemos elegir hoteles ecológicos, establecimientos rurales o salidas respetuosas con la naturaleza. No será difícil si consultamos Ecovamos, la primera plataforma on line con planes y experiencias de ocio sostenible y saludable. Los amantes del mar y la navegación pueden este verano optar por alquilar barcos 100% ecológicos gracias a SamBoat. La energía para navegar se consigue a través de placas solares, todo para disfrutar del océano sin dañarlo. Y hablando de barcos, este verano más de setenta escuelas naúticas de todo el país participarán en la campaña «Ponte las pilas y reicla», de Fundación Ecopilas y Ecomar, para recoger pilas en las costas españolas. El verano pasado se recuperó una tonelada y con la colaboración de todos esperan batir nuevo récord.

«Slow fashion»

La ropa que aúna responsabilidad y el respeto por el medio ambiente está de moda. Podemos adquirir los ecobikinis de Now Then, realizados con desechos marinos reciclados como redes de pesca y otros materiales de desecho. Además, tiene una colección pensada para practicar deportes acuáticos. La firma barcelonesa AllSister, con diseños solo en blanco y negro, crea ropa de baño confeccionada con poliamida proveniente de productos posconsumo. La diseñadora española María Malo presenta Eco Swimwear, piezas creadas a partir de la regeneración de redes de pesca y botellas recolectadas en playas.

En la misma línea, Ecoalf cuenta con una colección de ropa a partir de materiales reciclados que demuestra que no hace falta seguir utilizando recursos naturales de forma indiscriminada. Para el verano prueba sus flip-flops fabricadas a partir de neumático reciclado. También de este material son las originales mochilas de Skuibo.

Para ir a la montaña nada como equiparse con la ropa y accesorios de Ternua, que ya en su nacimiento, en 1994, diseñaba su primera prenda con poliéster reciclado proveniente de botellas de plástico. Gracias a su proyecto Redcycle, fabrica prendas con redes de pesca en desuso recogidas del mar Cantábrico y con Nutcycle tintan prendas con reciclado de cáscaras de nueces recogidas de sidrerías guipuzcoanas. Y a la hora de lucir joyas, Wild Fawn Jewellery usa plata reciclada y Fairtra de oro para fabricar sus joyas. Para protegerse del sol PappUV presenta gafas originales y divertidas cuya montura está hecha con madera, pero procedente de la industria del mueble. Y aunque en verano no somos esclavos del tiempo, para no llegar tarde a ninguna cita, los relojes de madera de One Oak que, además, planta un árbol con el nombre que quiera el comprador por cada producto vendido.

Sin desperdicio alimentario

Durante estos meses, las salidas a restaurantes son mucho más frecuentes, y es un buen momento para tomar conciencia sobre el desperdicio alimentario, dentro y fuera de casa. Cada año, un tercio de los alimentos producidos a nivel mundial para consumo humano no llega a ningún plato y en España tiramos 7,7 millones de toneladas anuales. Ecodes recomienda una guía para ponerle freno y la web consumoresponsable.org, donde encontraremos muchas ideas. Una buena lectura para estas fechas es «La cocina sostenible» (Libros Cúpula) de la chef Ada Parellada que, además, en su restaurante Semproniana ofrece platos realizados con flores.

También podemos probar a elegir establecimientos sostenibles, que ofrecen comida sana a la vez que cuidan el planeta. En la web restaurantessostenibles.com hay múltiples opciones. Y a la hora de disfrutar de una terraza, nada como hacerlo bajo los parasoles de Mahou San Miguel, que purifican el aire y reducen los niveles de sustancias nocivas en el aire, gracias a la nanotecnología de su tejido. Además, sentados en sus muebles para terrazas 100% reciclables y fabricados hasta con un 20% de materiales reciclados. Y para saborear un buen café, si elegimos Reviving Origins de Nespresso, estaremos colaborando con un programa que recupera la producción en zonas locales, por ejemplo de Colombia o Zimbawue, donde los conflictos bélicos, la crisis económica o los desastres naturales han provocado casi su desaparición. Este programa tiene como objetivo reactivar la producción bajo una labor diaria de los agrónomos de Nespresso con los caficultores para mejorar la s condiciones del terreno.

Gadgets ecológicos

A pesar de que no estemos trabajando que a lo largo del verano habrá momentos donde pasaremos horas al frente del ordenador o del móvil simplemente entreteniéndonos en buscar opciones de ocio o relajándonos leyendo sobre lugares exóticos a los que viajar. Cada búsqueda tiene un coste importante para el planeta, hasta el punto de que la página de Google emite 300 toneladas de CO2 por minuto. Dentro de los dispositivos podemos encontrar opciones sostenibles como Volta V, de Computer Direct. Es el primer ordenador de madera sostenible y Flashkus tiene memorias de cartón reciclado. En Woodenson econtramos originales teclados biodegradables realizados con bambú.