¿Qué relación existe entre el chocolate y las aves?
¿Qué relación existe entre el chocolate y las aves? - ABC
INDONESIA

¿Qué relación existe entre el chocolate y las aves?

La producción de cacao figura entre los ocho principales productos que impulsan la deforestación en los trópicos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«¿Qué está destruyendo nuestras selvas tropicales?», se preguntan desde BirdLife International. «Probablemente -prosiguen desde la citada organización-, hayas oído hablar de los principales culpables: la tala, la ganadería y las plantaciones de aceite de palma, pues reciben mucha atención de la prensa. Pero es posible que no sepas que la tableta de chocolate que te tomas como aperitivo también tiene un alto impacto en el medio ambiente». Según los datos que maneja la ONG, la producción de cacao en 2019 figura entre los ocho principales productos que impulsan la deforestación en los trópicos.

BirdLife International desarrolla una exitosa iniciativa junto a los granjeros de distintas aldeas de la isla de Célebes (Indonesia) para garantizar la supervivencia de su biodiversidad, como la del bosque de Randangan, hogar de dos impresionantes especies de cálao: el cálao nudoso (Rhyticeros cassidix) y el cálao de Sulawesi (Rhabdotorrhinus exarhatus). «Los isleños consideran que los cálaos les protegen, alejando a los espíritus malignos. Sin embargo, los cálaos carecen de protección ante la destrucción de su hábitat», subrayan desde la ONG.

Sin acceso a la capacitación agrícola adecuada, la población local solía obtener bajos rendimientos de sus plantaciones de cacao. Las plagas, además, destruían constantemente las vainas. Y el uso excesivo de fertilizantes químicos terminó por eliminar los nutrientes del suelo. Parecía que la única opción para ellos era conseguir tierra nueva.

Sin embargo, el proyecto implementado por BirdLife International en Célebes ha conseguido que los agricultores planten árboles nativos y arbustos de cacao junto con cultivos alimenticios en los lugares de siempre; permitiendo, al mismo tiempo, que el ganado se eche a la sombra, bajo sus ramas. El mosaico de diferentes especies que convive juntas origina un mini ecosistema autosostenible, se conragtulan desde BirdLife International. El estiércol animal y los desechos de cacao, sin ir más lejos, se convierten en fertilizante orgánico. De igual forma, los cultivadores han aprendido una nueva técnica para envolver las vainas que ha reducido los ataques de plagas en un 90%.

A cambio de estos beneficios, los agricultores han aceptado renunciar a la caza, la tala y el uso excesivo de productos químicos agrícolas dentro del bosque de Randangan. Y, sobre todo, se han comprometido a no expandir sus tierras. Por fortuna, ya no necesitan hacerlo: venden más cacao y obtienen el doble del precio que les ha costado sacar adelante sus granos. En la aldea de Makarti Jaya, por ejemplo, la calidad de su cosecha es tan alta que ha suscitado el interés de una importante marca de chocolate de autor.