El Parlamento Europeo respalda una reforma drástica de la Política Pesquera Común
Prohibir los descartes e invertir mejor las subvenciones son otras dos enmiendas que contempla el informe respaldado por los europarlamentarios - ABC

El Parlamento Europeo respalda una reforma drástica de la Política Pesquera Común

El texto aprobado contempla el fin de la sobrepesca en 2015 y la recuperación de las poblaciones de peces en 2020

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Comisión de Pesca del Parlamento Europeo (PE), tras 18 meses de trabajo, ha dado el visto bueno a una reforma drástica de la Política Pesquera Comunitaria (PPC) -13 votos a favor y 10 en contra-, con el objetivo de poner fin a la sobrepesca en 2015 y conseguir la recuperación de las poblaciones de peces en 2020.

Se ha tratado de una votación histórica (que se prolongó durante más de tres horas), dado que el PE –la voz de los ciudadanos de la UE– ha actuado por primera vez como co-legislador, pronunciándose sobre la reforma pesquera. «Una oportunidad que solo se da una vez cada década», destaca en un comunicado la organización de conservación marina Oceana.

Los parlamentarios respaldaron ayer un informe elaborado por la diputada socialista alemana Ulrike Rodust (que contemplaba 2.500 enmiendas) que pedía medidas para limitar la capacidad de la flota en función de las oportunidades reales de pesca; reducir los descartes (capturas no deseadas) de manera progresiva hasta alcanzar la total prohibición en un calendario definido; y garantizar unos niveles sostenibles de las reservas.

El texto aprobado aboga, además, por que los acuerdos pesqueros con terceros países garanticen que la pesca se va a limitar a reservas que no están sobreexplotadas y por que incluyan cláusulas de respeto de los derechos humanos.

Los Veintisiete Estados miembros ya le dieron el visto bueno «parcial» (a falta del voto del PE) a la reforma de la PPC en junio, introduciendo cambios para rebajar el nivel de ambición de la propuesta original de la Comisión Europea y aplazar los objetivos para la recuperación de las existencias pesqueras, limitando así el impacto sobre el sector. Todavía queda pendiente el voto del pleno de la Eurocámara en el primer trimestre de 2013.