Los microplásticos llegan a las costas de los espacios protegidos españoles o flotan en sus aguas
Los microplásticos llegan a las costas de los espacios protegidos españoles o flotan en sus aguas - CEAB

Los microplásticos llegan a las costas de los espacios protegidos españoles o ya flotan en sus aguas

El Área Marina Protegida del Canal de Menorca y el Parque Natural del Archipiélago Chinijo son dos ejemplos

Natural
Actualizado:

Un estudio liderado por el CSIC ha estimado una presencia de 3,7 toneladas de plástico en el canal de Menorca, un corredor marino de unos 36 kilómetros de ancho que separa las islas de Mallorca y Menorca.

Las mayores concentraciones de partículas de plástico se encuentran en primavera y en verano, lo que sugiere un efecto importante del turismo.

El canal de Menorca es un Área Marina Protegida que alberga 16.000 especies diferentes, de las cuales 58 se hallan protegidas, como la tortuga boba y diversos cetáceos.

Un equipo integrado por investigadores del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB), el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA), el Sistema de Observación y Predicción Costero de las Islas Baleares (SOCIB) y la Escuela de Negocios ESADE ha muestreado de forma trimestral durante los años 2014 y 2015 el canal de Menorca dentro del proyecto NIXE III, sobre el mar Mediterráneo.

Los autores comparten los resultados obtenidos en un artículo publicado recientemente en la revista Environmental Pollution, los cuales evidencian que los valores medios de plástico recogidos por kilómetro cuadrado son de 220.000 partículas, equivalentes a 1,1 kilos de plástico. Dichos valores permiten estimar a los investigadores que, actualmente, en el Área Marina Protegida del canal de Menorca hay 752 millones de partículas de plástico (3,7 toneladas). En su mayoría se trata de partículas inferiores a 5 milímetros (microplásticos), las cuales se han ido fragmentando por el efecto de las corrientes y el oleaje.

Otro estudio, en el que participa la Universidad de Alcalá de Henares, ha detectado, por su parte, densidades de microplásticos de hasta 100 gramos por metro cuadrado en una playa del Parque Natural del archipiélago Chinijo.

Se trata de materiales envejecidos que se acumulan a lo largo de la línea de costa, principalmente en las zonas más protegidas de la playa del Àmbar (objeto del análisis), en la isla de La Graciosa, que forma parte del archipiélago Chinijo, situado al norte de Lanzarote. La procedencia más probable es el giro del Atlántico Norte.

La playa del Àmbar es una zona con escasa presión turística que forma parte de la Reserva de la Biosfera de Lanzarote y del Parque Natural del Archipiélago Chinijo, un importante espacio protegido marítimo-terrestre en el que se concentran gran número de endemismos vegetales y la mayor biodiversidad marina de Canarias.

Los efectos nocivos de la contaminación por plásticos son múltiples. Algunos son obvios, como los daños estéticos y la consiguiente afectación del turismo o la toxicidad directa producida por su ingestión por organismos marinos o terrestres. Otros más sutiles son la liberación de tóxicos contenidos en los mismos, tales como antioxidantes, pigmentos, plastificantes, retardantes de llama o los catalizadores usados en su polimerización, que quedan incluidos en los materiales.

´Microplásticos
´Microplásticos - UAH

No obstante, la fragmentación de los microplásticos lleva inevitablemente a la generación de nanoplásticos, partículas mucho más pequeñas que hoy no pueden ser cuantificadas en muestras ambientales, pero cuyo tamaño hace posible su paso a los tejidos de los seres vivos con consecuencias aún desconocidas, subraya la citada institución académica en una nota.