Un menú de cinco platos para alimentar a 10.000 millones de personas en 2050
Un menú de cinco platos para alimentar a 10.000 millones de personas en 2050 - ABC

Un «menú de cinco platos» para alimentar a 10.000 millones de personas en 2050

Es lo que ofrece el Instituto de Recursos Mundiales en su último informe «Crear un Futuro de la Alimentación Sostenible»

Actualizado:

En la actualidad existe un gran déficit entre la cantidad de alimentos que se producen y la cantidad necesaria para alimentar a todos los habitantes que albergará el planeta en 2050. Para ese año, se estima que seremos casi 10.000 millones de personas en la Tierra, aproximadamente 3.000 millones de «bocas» más que en 2010, por ejemplo.

Alimentar a 10.000 millones de personas de manera sostenible para 2050, en opinión del Instituto de Recursos Mundiales, una ONG dedicada a la investigación, requiere cerrar tres brechas:

1. Una brecha alimentaria del 56% entre las calorías de los cultivos producidas en 2010 y las necesarias en 2050 bajo un crecimiento «normal».

2. Una brecha de 593 millones de hectáreas de tierra (una superficie que casi duplica el tamaño de la India) entre el área de tierra agrícola global en 2010 y la expansión agrícola prevista para 2050.

3. Una brecha de mitigación de gases de efecto invernadero (GEI) de 11 gigatones entre las emisiones agrícolas esperadas en 2050 y el nivel objetivo necesario para mantener el calentamiento global por debajo de 2 ° C (imprescindible para prevenir los peores impactos climáticos).

La investigación del citado Instituto sobre cómo crear un futuro sostenible de alimentos ha identificado 22 soluciones que deberían aplicarse simultáneamente a fin de cerrar tales brechas. La importancia relativa de cada solución varía de un país a otro, subrayan los autores. Pero las soluciones se organizan en lo que ellos denominan «un menú de cinco platos»:

1. Reducir el crecimiento de la demanda de alimentos y otros productos agrícolas (disminuyendo el desperdicio, adoptando dietas más sostenibles, evitando la competencia entre la bionergía y los productos agrícolas, logrando tasas de fecundidad a nivel de reemplazo, etc.).

2. Aumentar la producción de alimentos sin expandir las tierras agrícolas (incrementando la productividad del ganado y los pastos, mejorando las cosechas, gestionando adecuadamente el agua y el suelo, adaptándose al cambio climático, etc.).

3. Proteger los ecosistemas naturales (vinculando la productividad con la salvaguarda de los espacios verdes, apoyando la expansión de los cultivos, cuando esta sea inevitable, hacia tierras con bajos costos de oportunidad ambiental, restaurando tierras agrícolas abandonadas o improductivas en bosques u otros hábitats naturales, conservando las turberas, etc).

4. Incrementar la oferta de pescado (gestionando de forma eficaz las pesquerías silvestres, mejorando la productividad de la acuicultura, etc).

5. Disminuir las emisiones de GEI de la producción agrícola (reduciendo la fermentación entérica a través de las nuevas tecnologías, disminuyendo las emisiones mediante una mejor gestión del estiércol, así como de los fertilizantes -al aumentar la eficiencia en el uso de nitrógeno-, empleando fuentes de energía no fósil, implementando opciones realistas de secuestro carbono en los suelos -como la agrosilvicultura-, etc).