Islas Canarias: El 60% de las playas albergan grandes cantidades microplástico
Islas Canarias: El 60% de las playas albergan grandes cantidades microplástico - EFE

Islas Canarias: El 60% de las playas albergan grandes cantidades de microplásticos

En concreto, más de 500 partículas por metro cuadrado, según un estudio de Loro Parque Fundación

Actualizado:

El departamento de Educación de Loro Parque Fundación ha finalizado el proyecto «La arena de nuestras playas», el cual ha demostrado cómo la presencia de plástico afecta a 28 playas del archipiélago canario, con más de 4.400 objetos documentados.

Así, los resultados del proyecto han constatado como el plástico ha sido el residuo más frecuente (casi en un 60%), seguido de los restos orgánicos, como pipas o carbón, y las colillas.

La investigación ha contado con la participación de 492 alumnos, de entre 12 y 18 años, pertenecientes a 12 institutos educativos de Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura y La Gomera.

En cuanto al origen del plástico, casi el 90% parece provenir de actividades terrestres, que es arrastrado por las corrientes hasta llegar a las playas, mientras que solo el 10% está relacionado con actividades marinas (redes y boyas, entre otros objetos), informa la Fundación en una nota.

Además de la basura de gran tamaño, el proyecto también estudió la incidencia de microplásticos (partículas menores a 5 milímetros) en las costas de las islas, determinando su presencia en un 60% de las playas muestreadas, muchas con más de 500 partículas por metro cuadrado.

Todas las playas con numerosa acumulación de residuos y de microplástico eran zonas muy expuestas a las corrientes, con una orientación determinada (N-NE), de lo que se deduce, sumado al origen y al tipo de plásticos encontrados, que la mayor parte de esta basura lleva tiempo en el océano y es arrastrada hacia las costas canarias, posiblemente, desde otros lugares del planeta.

No es el mismo caso de las colillas, muy abundantes en playas urbanas, que claramente son abandonadas en la arena por los usuarios y que, difícilmente, pueden ser recogidas por los servicios de limpieza. Hay que tener en cuenta que este residuo, además de ser tóxico, también contiene plástico -acetato de celulosa-, el cual tarda más de una década en descomponerse, advierte Loro Parque Fundación.