Un estudio prioriza las energías renovables sobre los sistemas de captura de carbono
Un estudio prioriza las energías renovables sobre los sistemas de captura de carbono - ABC
COMBATIR EL CAMBIO CLIMÁTICO

Un estudio prioriza las energías renovables sobre los sistemas de captura de carbono

Los acuerdos climáticos actuales consideran, erróneamente, a estos últimos como una «opción de tecnología crítica», advierte un grupo internacional de investigadores

Actualizado:

Los paneles solares y las turbinas eólicas, junto con el almacenamiento de energía, ofrecen una mejor esperanza para hacer frente al cambio climático que intentar capturar el carbono de las centrales eléctricas de combustibles fósiles, según una nueva investigación publicada en la revista Nature Energy.

Las tecnologías de captura de carbono, que son nuevas o aún no están desarrolladas y que capturan las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas de carbón y de gas, desempeñan un papel fundamental dentro de los modelos que sirven como base de los acuerdos internacionales para hacer frente al cambio climático, como en el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático de 2015.

Sin embargo, una nueva investigación muestra que los recursos que se gastarían en desarrollar e instalar tecnologías de captura de carbono se invertirían mejor en la creación de más paneles solares y turbinas eólicas y en el desarrollo de opciones de almacenamiento de energía para respaldarlas.

Un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Lancaster (Reino Unido), la Universidad de Khalifa (Emiratos Árabes Unidos), la Universidad de Clemson (Estados Unidos), UiT (Unión Internacional de Telecomunicaciones), la Universidad del Ártico (Finlandia) y la Universidad de Florencia (Italia), calcularon la producción de energía después de tener en cuenta la energía necesaria para crear y operar el sistema, para tecnologías de captura de carbono en una gama de centrales eléctricas de combustibles fósiles, incluyendo carbón y gas natural.

Compararon estos resultados con el rendimiento energético de la energía invertida para sistemas de energía renovable, como parques eólicos y paneles solares, combinados con varios tipos de sistemas de almacenamiento de energía, como baterías, hidrógeno o energía hidroeléctrica bombeada, y descubrieron que los peores casos de energía renovable, con almacenamiento, se comparan con los mejores ejemplos de captura de carbono.

Retorno neto de energía

Los investigadores consideran que esto se debe, en parte, a las pérdidas netas de energía derivadas de la implementación de la captura de carbono, lo que incluye penalizaciones causadas por la energía necesaria para construir y luego hacer funcionar los procesos de captura y almacenamiento de carbono. Además, los equipos, como tuberías y compresores, necesarios para capturar y almacenar carbono, también necesitan energía para producir lo que se conoce como energía incorporada.

Todo esto resulta en una reducción de la producción de energía neta de las centrales eléctricas con captura de carbono. El retorno de energía sobre la energía invertida para turbinas eólicas y paneles solares depende de los costos de energía para construir los paneles y las turbinas en sí, y también de cómo de soleado o ventoso es el lugar donde se instalan. Sin embargo, incluso las ubicaciones renovables moderadamente eficientes proporcionan un mejor rendimiento energético que la mayoría de las tecnologías de captura de carbono.

El doctor Denes Csala, profesor de Almacenamiento de Energía y Dinámica de Sistemas en la Universidad de Lancaster y coautor de la investigación, señala: «Es más valioso, energéticamente, invertir los recursos de energía disponibles directamente en la construcción de nuevas energías renovables y capacidad de almacenamiento en lugar de construir nuevas centrales eléctricas de combustibles fósiles con captura de carbono».

«El mejor retorno neto de energía de la inversión en energía renovable hace que sea más probable que cumpla los objetivos de emisiones sin arriesgar una reducción en la disponibilidad de energía, debido a la disminución de los suministros de combustibles fósiles y un presupuesto de emisiones limitado al clima», añade.

Y concluye: «Dadas sus desventajas energéticas netas, debe considerarse la captura y el almacenamiento de carbono un nicho y un contribuyente suplementario al sistema energético, en lugar de verse como una opción de tecnología crítica, como lo ven los acuerdos climáticos actuales».