La economía circular podría reducir hasta el 99% de las emisiones y desechos en algunos sectores
La economía circular podría reducir hasta el 99% de las emisiones y desechos en algunos sectores - ABC

La economía circular podría reducir hasta el 99% de las emisiones y desechos industriales en algunos sectores

Según la ONU, que alerta sobre la utilización de los recursos del planeta a un ritmo más rápido de lo que pueden reponerse

Actualizado:

Pensar mejor cómo fabricamos los productos industriales y cómo los gestionamos al final de su vida útil podría proporcionar importantes beneficios ambientales, sociales y económicos, asegura un nuevo trabajo que acaba de compartir el Panel Internacional de Recursos de las Naciones Unidas.

Si los productos se volvieran a fabricar, se reacondicionaran de forma integral, se repararan y se reutilizaran, la cantidad de materia prima nueva necesaria podría reducirse «significativamente». En concreto, entre un 80-98%, en el caso de la fabricación; entre un 82-99% para la restauración completa y entre un 94-99% si hablamos de las reparaciones, según los datos que maneja la ONU.

El informe, publicado en el marco del Foro Mundial de Economía Circular que acogió Yokohama (Japón), concluye, también, que la adopción de los denominados «procesos de retención de valor» podrían, al mismo tiempo, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en algunos sectores entre un 79-99%.

«La retención de valor en todo momento de los productos, componentes y los recursos aparece en el corazón de la llamada “economía circular”, que apuesta por el residuo cero. Al contrario que la economía lineal, que consiste en "tomar, producir, desechar"», defendieron los autores del estudio.

Gracias, pues, a dicha retención de valor, por ejemplo, los expertos aseguran que los gobiernos tendrían menos desperdicios con los que lidiar, y podrían generar empleos verdes y estimular el crecimiento económico. La industria, por su parte, podría reducir los costes de producción, evitar las limitaciones de recursos en el crecimiento del negocio y abrir nuevos segmentos de mercado. Y los clientes, por último, podrían beneficiarse de precios más bajos para los productos restaurados.

Los sectores examinados por el grupo de la ONU guardan relación con las piezas de automóviles, la maquinaria de descarga pesada y los equipos de impresión industrial. «Pero existe también, por supuesto, un potencial significativo de reducción de residuos y emisiones contaminantes más allá de estos sectores», subrayaron las mismas fuentes.

«La urbanización -dos tercios de los habitantes del planeta viven en ciudades-, junto con una clase media en crecimiento, ha aumentado la demanda de bienes de consumo. En el siglo XX, excavamos, cortamos, perforamos o cosechamos 34 veces más materiales de construcción, 27 veces más minerales, 12 veces más combustibles fósiles y 3,6 veces más biomasa que en los años anteriores», destacan desde la ONU.

«Estamos utilizando los recursos del planeta a un ritmo más rápido de lo que se pueden reponer, al tiempo que contaminamos nuestros mares, el aire y el campo con los desechos derivados de nuestros hábitos de consumo», manifestó el propio Erik Solheim, director ejecutivo de ONU Medio Ambiente. «Este informe nos muestra cómo podemos mantener el crecimiento económico y preservar nuestro medio ambiente cambiando nuestros hábitos a nivel industrial».