Nieves Rey
Nieves Rey - ABC
DÍA MUNDIAL DEL RECICLAJE

«Ecoembes es el hilo conductor del reciclaje de envases en España»

Nieves Rey, directora de comunicación de esta organización medioambiental sin ánimo de lucro, destaca el aumento de la conciencia ambiental y el trabajo con todos: ciudadanos, ayuntamientos y empresas

Actualizado:

Reciclando envases desde hace 22 años... -¿Cuál es el balance?

Positivo. Cuesta cambiar los hábitos. Hace 22 años la basura se llevaba toda junta, se usaban los descampados o los polígonos industriales. El cambio de modelo implica que cada persona tiene que participar de forma voluntaria, organizarse en casa. Es un proceso que llevó su tiempo. Al principio había que celebrar que había un contenedor nuevo, hacerle sitio en la calle. Y en casa un cubo en la cocina más, y luego dos o tres y ahora cuatro. En la última etapa está creciendo la conciencia ambiental, hemos hecho un sprint. Estamos trabajando todos: administración, empresas, Ecoembes, otras organizaciones que se dedican a reciclar… Esto se traduce en que el contenedor azul y amarillo se está llenando cada vez más. Las imágenes de ballenas con plástico, las campañas de Libera que movilizan a la gente para retirar la basuraleza del campo sirven para darnos cuenta de que todos podemos hacer algo.

¿Hay una fecha para que la sociedad sea 100% recicladora?

El compromiso más ambicioso adquirido por Ecoembes era que en 2020 queríamos estar reciclando el 80% de los envases del amarillo y del azul. Los datos de reciclaje en España indican que estamos en un 78,8%. Sin duda, hay que reciclar el máximo posible, todo lo que se pueda. Seguir trabajando para convencer al que no recicla todavía y seguir reciclando quienes ya lo hacemos.

¿Cómo se plantean este reto desde Ecoembes?

Nos apoyamos en tres pilares fundamentales. Uno es la colaboración. Actuamos con muchos interlocutores. Ecoembes es como el árbitro del reciclaje de envases. Por un lado, tenemos que colaborar con los ayuntamientos para que pongan contenedores. Trabajamos con las plantas de reciclaje para que operen correctamente. Aconsejamos a las empresas para que todo lo que sitúen en el mercado sea más sostenible. Y por último la sociedad, que al final son los ciudadanos los que tienen que colaborar en su casa con el reciclaje. Esa es la primera parte, ser el interlocutor con 8.100 ayuntamientos, 47 millones de españoles y 12.400 empresas. Ecoembes es el hilo conductor para que funcione el reciclaje.

Por otro lado insisto: educación, educación y educación… Nos dejamos la vida en concienciar al ciudadano y darle motivos para reciclar cada día y para no ensuciar la naturaleza, que es la otra línea de trabajo que tenemos con Libera. Los grandes cambios se logran con la educación. Y por último la innovación. Queremos que en el futuro podamos reciclar de otra manera gracias a la tecnología. Investigamos sobre plásticos que sean novedosos, que tengan procedencia renovable. Innovar para el que el reciclaje sea más sencillo para el ciudadano y mejor para el medio ambiente. Y también gestionar las plantas de reciclaje con drones y con robótica para optimizar los procesos.

¿Innovar en la recogida?

Ahora estamos desarrollando en The CircularLab una plataforma tecnológica que se llama Smartwaste, para que el ayuntamiento puede ver cómo optimizar las rutas de recogida, si el camión tiene que pasar a qué horas y por dónde. Así se puede adaptar el servicio en función del llenado de los contenedores, porque lleva un dispositivo que avisa. Se ha avanzado mucho, pero todavía queda, porque la infraestructura de España es compleja.

¿Se pueden calcular los beneficios ambientales del reciclaje?

El reciclaje es ya en sí mismo bueno. El año pasado se reciclaron 1.453.123 toneladas de envases. Esos residuos no acabaron en la naturaleza, son recursos que de nuevo se reaprovecharon. Además, permiten ahorrar en materias primas. También se reduce CO2: el año pasado se evitó la emisión de 1,6 millones de toneladas. Y por último el consumo energético y el consumo de agua. En el caso de la energía estamos hablando de 6,21 millones de MWH y en ahorro de consumo de agua, de 20,3 millones de m3. Por eso compensa el reciclaje.

¿Y los económicos?

Con el reciclaje reintroducimos en el proceso un recurso que no se podría aprovechar. Evitamos llevarlo al vertedero y que sea un despilfarro.

¿Y en comparación con Europa?

En el reciclaje de envases estamos en el Top 10. Pero hay que distinguir el total de la basura que se gestiona en una ciudad: el amarillo, el verde, el azul, la orgánica, el resto, la ropa... Hay un montón de flujos y España todavía tiene que trabajar un poquito más intensamente, sobre todo en la parte de la orgánica, porque el uso del contenedor marrón no está todavía implantado en nuestro país. Tenemos que sentirnos muy orgullosos de un sistema en el que el ciudadano puede reciclar a diario y le recogen la basura. Es un modelo que funciona. En el caso del reciclaje en el amarillo y el azul superamos las tasas europeas: un 78,8% frente al 65% que se nos exige para 2025.

Pida un deseo...

Este 15 de junio celebramos junto a SEO/BirdLife el tercer «1m2 por la Naturaleza» para liberar la naturaleza de basura. Ese es mi deseo, que todos los ciudadanos salgan a limpiar el campo. Vamos a ponernos guantes y zapatillas y erradiquemos la «basuraleza» en playas, campos, montes y ríos, lo que toque. El año pasado fueron 11.000 participantes que recuperaron más de 80 toneladas de residuos. Hay que superarlo.