Condenan a 15 años de prisión a la «Reina del marfil»
Condenan a 15 años de prisión a la «Reina del marfil» - ABC
ÁFRICA

Condenan a 15 años de prisión a la «Reina del marfil»

Fue declarada culpable de liderar en Tanzania una de las mayores redes de contrabando de colmillos de elefantes con China como destino

Dar es SalamActualizado:

La ciudadana china Yang Fenglan, de 69 años y conocida como la «Reina del marfil», ha sido condenada a 15 años de prisión en Tanzania por traficar más de 800 colmillos de elefante entre los años 2000 y 2014, informaron fuentes judiciales.

«La Fiscalía probó el caso contra la acusada más allá de toda duda razonable», sentenció ayer, según medios locales, el juez Huruma Shaidi, de la corte de magistrados de Kisutu, localizada en la capital de Dar es Salam.

Fenglan fue declarada culpable, junto a otros dos acusados de origen tanzano -identificados como Salivius Matembo y Manase Philemon- de encabezar una de las mayores redes de contrabando de marfil en África con destino al continente asiático.

Según fuentes policiales, la condenada vive en Tanzania desde la década de los 70. Y, en octubre de 2015, fecha en la que fue detenida, ocupaba un alto cargo del Consejo Empresarial China-África de Tanzania.

Haciendo uso de un restaurante chino como cobertura, Yang estableció una cadena de suministro internacional de marfil, transportando toneladas de este material hasta el pujante mercado de su país de origen.

Junto a su compinche tanzano, la contrabandista china llegó a enterrar colmillos de cientos de elefantes en los jardines de sus dos residencias, según medios locales, e incluso financió a cazadores furtivos que operaban en áreas protegidas.

Los grupos defensores de los animales calculan que los cazadores furtivos matan unos 30.000 elefantes africanos cada año para hacerse con sus colmillos.

La supervivencia a largo plazo de esta especie está amenazada por el comercio de marfil, material al que atribuyen propiedades medicinales y afrodisíacas en países asiáticos como China o Vietnam, último destino de muchos de estos cargamentos ilegales.