Cómo ahorrar sin dejar de usar los cinco electrodomésticos que más consumen
Cómo ahorrar sin dejar de usar los cinco electrodomésticos que más consumen - ABC

Cómo ahorrar sin dejar de usar los cinco electrodomésticos que más consumen

Consejos para reducir tu factura de la luz

Actualizado:

Como ya sabrás, los electrodomésticos más eficientes se etiquetan con la letra A. Y, por oposición, a los que consumen más energía mientras están en funcionamiento se les ha asignado la letra G. En el mercado, pues, puedes encontrar productos referidos a siete clases distintas de eficiencia energética. La decisión de compra final depende de ti.

Frigoríficos, congeladores, lavadoras, secadoras, lavavajillas, hornos, campanas extractoras, lámparas y otros elementos de iluminación, aparatos de aire acondicionado y calefacción, televisores, aspiradoras, ordenadores, cafeteras, calentadores de agua... Nuestros hogares albergan gran cantidad de pequeños y grandes electrodomésticos. ¿Sabes cuáles son los cinco que más repercuten en tu factura de la luz?

A continuación te facilitamos una serie de consejos para que ahorres cada mes sin prescindir de usarlos.

1234567
  1. Frigoríficos

    Frigoríficos
    Frigoríficos - ABC

    Al desconectarse en muy pocas ocasiones su consumo resulta muy apreciable, aunque su potencia no sea muy grande (200 vatios frente a los 2.000 W de un secador, por ejemplo).

    Dónde lo instales es muy importante, dado que su ubicación debe de permitir la circulación del aire por su parte trasera. Asimismo, el frigorífico debe situarse lejos de focos de calor o de la luz solar directa.

    La formación de hielo y/o escarcha actúa como aislante, impidiendo el enfriamiento y consumiendo, por tanto, energia inútilmente. Los modelos no-frost te liberan de la tarea de descongelar el frigorífico.

    Dentro de las recomendaciones que publica con asiduidad el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), destacan las siguientes:

    - No comprar un equipo más grande del que se necesita.

    - No introducir alimentos calientes en la nevera.

    - Limpiar, al menos una vez al año, la parte trasera del aparato.

  2. Televisores

    Televisores
    Televisores - ABC

    Según sea la pantalla, la que menos energía consume es la de LED, después la de LCD (cristal líquido) y por último, la de plasma.

    No dejes el televisor en modo «espera» (stand by).

    Conecta todos los equipos (dvd, tdt, etc.) asociados al aparato a un «ladrón» o base de conexión múltiple.

  3. Lavadoras

    Lavadoras
    Lavadoras - ABC

    La lavadora es el tercer electrodoméstico que más energía consume. Por lo general, en un hogar se ponen, de media, entre 3 y 5 lavadoras a la semana.

    Opta siempre por el programa «ECO» que incluya tu aparato si después de haber leído las instrucciones del fabricante estimas que este se ajusta a tus necesidades.

    Aplica programas de baja temperatura, dado que consumen menos al reducir la energía utilizada durante el proceso de calentamiento del agua.

    Valora la posibilidad de adquirir una lavadora termoeficiente. Entre sus ventajas destaca la reducción de hasta un 25% del tiempo de lavado. Se trata de una alternativa «interesante», explican desde el IDAE, si se dispone de energía solar térmica para el agua caliente en casa.

  4. Lavavajillas

    Lavavajillas
    Lavavajillas - ABC

    En muchas ocasiones el uso del lavavajillas es más económico (en agua y energía) que el lavado tradicional a mano; siempre y cuando se utilice cuando esté lleno, claro.

    El lavavajillas gasta tan poca cantidad de agua (10-14 litros/ciclo) que no es necesario que sea termoeficiente, aseguran desde el IDAE. Pero un buen mantenimiento siempre mejora su rendimiento energético, apostillan. Por ello, limpia el filtro y revisa los niveles de abrillantador y sal de forma habitual.

    No es necesario aclarar la vajilla antes de meterla en el lavaplatos, basta con retirar los restos sólidos. No obstante, si estás acostumbrad@ a hacerlo, emplea agua fría.

  5. Ordenadores

    Ordenadores
    Ordenadores - ABC

    Los ordenadores portátiles consumen mucho menos que los de mesa al incluir dispositivos más eficientes.

    El salvapantallas más eficiente es el de color negro.

    La pantalla del ordenador es el elemento que más energía consume, siendo recomendable la plana.

    Para los equipos ofimáticos se aplica el sistema voluntario de etiquetado de eficiencia energética: EcoLabel (a nivel europeo) y Energy Star (internacional).

  6. Optimiza también tus pequeños electrodomésticos

    Pequeños electrodomésticos
    Pequeños electrodomésticos - ABC

    Por lo general, los pequeños electrodomésticos que realizan acciones mecánicas, como batir o trocear, tienen potencias bajas.

    Sin embargo, los que producen calor (como la freidora o la cafetera, entre otros) requieren potencias mayores y dan lugar a consumos importantes.

    Usar una maquinilla eléctrica de afeitar puede suponer, según los casos, menos gasto de energía que un afeitado natural: ¡todo depende del tiempo que mantengas abierto el grifo del agua!.

    Si tu tostadora es de dos ranuras ponla siempre con dos tostadas.

    Aprovecha el calentamiento de la plancha para dejar sin arrugas grandes cantidades de ropa de una sola vez.

  7. Gestión adecuada del residuo

    Gestión adecuada de los residuos procedentes de aparatos eléctricos y electrónicos
    Gestión adecuada de los residuos procedentes de aparatos eléctricos y electrónicos - ABC

    Todos los aparatos eléctricos y electrónicos deben tratarse separadamente como residuos desde el momento en que decides, por ejemplo, cambiarlos por otros modelos más eficientes. Resulta especialmente importante la gestión adecuada de aquellos que incluyen circuitos con gases refrigerantes (como los frigoríficos). Por ello, te recordamos que el establecimiento donde adquieras el nuevo aparato está obligado a retirar el antiguo e introducirlo en el circuito de reciclaje.

    Para el caso concreto de los aparatos eléctricos y electrónicos de pequeño tamaño existen puntos especiales de recogida en las grandes superficies comerciales, así como los puntos limpios que las administraciones han habilitado dentro de sus territorios. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) te ayuda a localizar el más próximo a tu domicilio.