Los grandes chefs ingleses han «limpiado» sus menús de especies amenazadas
Will Anderson, ganador de dos BAFTA, participa de la iniciativa con su documental Hugh´s Fish Fight - ABC

Los grandes chefs ingleses han «limpiado» sus menús de especies amenazadas

La campaña «Ni un pez por la borda» persigue un cambio en las directivas europeas para frenar que los pescadores devuelvan peces muertos al mar a causa de la sobrepesca

Actualizado:

La campaña « Ni un pez por la borda» persigue un cambio en las directivas europeas para frenar que los pescadores devuelvan peces muertos al mar a causa de la sobrepesca. El director británico Will Anderson, ganador de dos premios BAFTA, contribuyó a ilustrar el fondo de esta campaña con el documental Hugh’s Fish Fight.

-¿Cómo resultó la experiencia de vivir como un pescador?

-Me mareaba mucho los primeros días, pero te acostumbras. Pasamos mucho tiempo en el mar y desarrollé un profundo respeto por los pescadores. No es fácil estar en un barco cuando hay mal tiempo. Fuimos en un pesquero que salió de Escocia hacia el Mar del Norte para capturar bacalao y eglefino, pescado blanco, durante seis o siete meses y en zonas de mar muy picado. Viven una vida dura y extraordinaria.

-¿Qué otras áreas visitaron para el documental?

-Estuvimos en las Maldivas para seguir un poco a la industria del atún y de nuevo regresamos a Escocia para centrarnos en las granjas de salmón. Son sobre todo los peces que se consumen en Reino Unido. Aquí en España la gente consume una mayor variedad de pescado, pero allí sólo comemos bacalao, atún y salmón.

-¿Los pescadores colaboraron con ustedes pese a saber que el documental mostraría cómo tiran los peces por la borda?

-A ellos tampoco les gusta tirar el pescado. Odian tener que tirar su trabajo por la borda, pero tienen que hacerlo a causa de estas leyes que les han dado en Europa. Por tanto, comprendían perfectamente por qué estábamos rodando y por qué queríamos contar esa historia, fueron muy cooperativos. No soy vegetariano y no tengo un problema moral con matar animales para comer. Pero si vas a matar algo, debería ser para usarlo, no para desecharlo.

-Es curioso que no presente a los pescadores o su industria como «los malos» de esta historia, sino a los políticos.

-Creo que así es, son los políticos los que deberían estar gestionando mejor los mares. Si fuera así, habría más peces y sería mejor para los pescadores porque no tendrían que capturar tanto.

-¿A qué otras conclusiones llegó tras su periplo marítimo, cámara en mano?

-La clave es pescar más selectivamente. También hacen falta áreas más protegidas, igual que los parques nacionales que hay en tierra firme, donde los peces puedan vivir y reproducirse, generando más peces. Lo veo como una póliza de seguros.

-Chefs británicos de renombre, como Jaime Oliver o Hugh Fearnley-Whittingstall, han colaborado en su documental, pero ¿se aplican el cuento en sus restaurantes?

-En realidad, ambos son ahora muy cuidadosos al asegurarse de que todo lo que hay en la carta de sus restaurantes es sostenible y local. Creo que la mayoría de los grandes chefs del Reino Unido han «limpiado» sus menús. Es un asunto importante, ahora mucha gente quiere conocer la trazabilidad de lo que come. Ya no tiene mérito servir atún rojo del Atlántico.

-Sin embargo, la reducción de cuotas de captura impulsada por la UE parece estar dando resultados, sobre todo con el atún rojo.

-Nosotros no fuimos a mirar específicamente el atún rojo del Atlántico, ya hay mucha gente que ha contado esa historia. No conozco los datos, pero no hay duda de que sigue seriamente amenazado, no creo que podamos sentirnos bien al comer atún rojo.