El lobo: un drama en tres actos
El lobo: un drama en tres actos - BARCA

El lobo: un drama en tres actos

«No. No podemos hacer nada. Ya les damos 180 euros por ataque. ¿Los 600 que vale el ternero? Ni hablar. Aquí paliamos, no compensamos»

Actualizado:

1 CIVIS: HOMINI CIVITATEM. Fidel vive en un barrio periférico de Madrid. Su ocupación es salvar. Profesión no tiene. Bicicleta, sí. Jamás trabajó, ni ha cotizado un euro. Vive de ayudas y subsidios. Antaño pensó vivir de salvar al proletariado. Pero esos ya no se dejan salvar. Ahora salva la Naturaleza, y eso le da una inmensa superioridad moral.

El lobo le necesita. Aunque nunca ha visto uno. Una vez casi..., no lo vio porque estaba liando el fumerío en ese momento. Con aspecto de náufrago de la vida, corto de higiene y ropaje desteñido que parece adquirido en un saldillo de la guerra de Bosnia acude pletórico a su reunión. El lo llama comité.

El lobo tiene que regresar. Es un precioso animal, que presentaba Félix en televisión. Y de niño ya le encantaba el amigo de Mowgli. A fin de cuentas, es el abuelo de Toby, su perrito rescatado de la perrera. Él ama a todos los animales. Acaba de poner matamoscas para que los mosquitos dejen dormir a su bebé Hugo. Y veneno para ratas en el garaje.

Ayer quitaron los nidos de golondrinas del alero. Hay que ver cómo ponen los coches. Y las avispas del portal, ¡que las quiten ya, que van a picar a alguien!

2 BEATUS ARCADIA. Diego madrugó. Duerme mal, la gorra y el puro difuminan su mirada, que se pierde entre la melancolía y la desesperación. Los buitres, las alarmas del campo, dan vueltas. Descorazonado, sube a buscar la mejor novilla, que venía a parir.

Hosca, esquiva con las pares aún colgando, tras una mata ensangrentada, defiende lo que queda de su hijo. Sangre por todos lados. Huesos partidos. Marcas de las carreras. Todo inútil. Se lo quitaron y, mugiendo desesperado, lo despedazaron delante suyo. La chota negra también está herida. Habrá que encerrarla, pincharla y echarla de comer todos los días. A ver si sana, pues las heridas de lobo siempre se infectan y, además, esa maldita fiera se revuelca en los cuerpos podridos de las carroñas. A ver si encima nos contagia algo.

Lo peor es a ver si se cubre la madre, que debiera salir a toro ahora, y hay que tenerla apartada. Con el shock retendrá el celo.

Ayer mataron otro ternero. Comieron algo del costillar y una pata. Y esta noche volvieron a por otro. No es un cazador, como el zorro o el león. Es un depredador. Mata por instinto. Por eso le odian y temen en todo el mundo.

Lo encontramos en la alambrera. Al lado del esqueleto del último corzo. Ya no quedan. Ni liebres ni nada... Lo peor, la otra ternera que no aparece.

En lo alto del cerro, ve gentes satisfechas que vienen con telescopios a ver cómo destrozan sus terneras. Diego no entiende. Y ve en la televisión a los negritos muriendo de hambre. Esto está mal.

Su hijo ni se plantea seguir con las vacas. Prefiere el taller de su tío. Ahí hay fiestas, vacaciones..., y no hay lobos.

3 QUI PRODIT. Alfonso es un orondo y lustroso político. Abandonó los judiones cuando descubrió el foie. Pese a no hablar inglés, se cree la élite de este país. Su ignorancia la suple con audacia y verborrea. Por las mañanas trabaja (bueno..., más bien acude) con chófer en Audi a la Junta de Castilla y León. Han elaborado el plan del lobo. Qué éxito. Va a mandar los números a Europa. Gracias a su (y solo a «su», que quede bien claro) prodigiosa intervención, el lobo prospera. Conseguiremos más dinero. Algo les daremos a los chavales de Fidel, que se ocupan de agitar la imperiosa necesidad de salvar la Naturaleza. Sus secretarias le pasan al guarda, que llama por ese tipo que dice que le matan los terneros.

Voz hastiada: «No. No podemos hacer nada. Ya les damos 180 euros por ataque. No. Solo de los que encuentren restos. De los desaparecidos, nada. ¿Los 600 que vale el ternero? Ni hablar. Aquí paliamos, no compensamos. Que se coja abogado y reclame. Matarlo que no se le ocurra. Es la ley. Adviértele que hay cárcel. ¿Ir a verle? Estoy muy ocupado. Que llame a Ganadería. Aquí somos Medio Ambiente. Nos dedicamos a proteger la Naturaleza. Y lo hacemos muy bien...».

Publicado en ABC el viernes 6 de julio de 2018