Hablando con lobos
Hablando con lobos - RAMÓN CARRETERO

Hablando con lobos

WWF crea una web para recoger testimonios de la convivencia entre el hombre y los grandes carnívoros para detectar problemas y soluciones

Actualizado:

¿Quién no recuerda la amistad de Kevin Costner con el lobo ‘Calcetines’ en la película Bailando con lobos? ¿Podría pasar aquí? ¿Se puede coexistir con los grandes carnívoros en Europa? Así lo cree WWF, que defiende esta convivencia con el proyecto LIFE «EuroLargeCarnivores». Para ello y dentro de un extenso programa de acción, ha ideado una plataforma web en 26 idiomas donde casi «hablar con lobos», en la que se recogen testimonios sobre la convivencia del ser humano con otras especies como el lobo, el lince, el oso o el glotón.

La plataforma ( www.eurolargecarnivores.eu/es) ha sido presentada en la conferencia internacional «Pathway», que ha tenido lugar en la localidad alemana de Goslar hace menos de un mes y que reunió a investigadores, conservacionistas, cazadores, representantes de administraciones públicas y grupos de interés relacionados con los conflictos que causa la fauna salvaje en todo el mundo. Esta es la primera vez que el evento, instituido por la Universidad Estatal de Colorado (EE.UU.), se celebra en Europa.

Más de 26.000 carnívoros

Se trata de la primera herramienta de un proyecto más amplio. El objetivo es mejorar la coexistencia con grandes carnívoros en Europa mediante la comunicación y la cooperación transfronteriza. «Es un proyecto coordinado por WWF Alemania y en el que participan socios de 16 países, como delegaciones nacionales de WWF o el Instituto de Investigación Forestal de Baden-Wuerttemberg, el Instituto Elmauer (ambos en Alemania) y Eliante en Italia -explica Blanca Berzosa, de WWF España-. La coexistencia con grandes carnívoros en Europa provoca conflictos en determinadas zonas. Es un problema general al que hay que buscar soluciones generales».

El número de carnívoros en los 16 países del proyecto asciende a 10.000 lobos, 10.000 osos, 5.000 linces europeos y 1.000 glotones. Y la tendencia de sus poblaciones es positiva. Con un presupuesto de 6 millones de euros, de los que 3,6 proceden de fondos de la UE, la campaña durará hasta 2022.

Los conflictos con los animales surgen sobre todo con grupos que desarrollan la ganadería tradicional. En España, por ejemplo, los problemas con el lince ibérico son escasos y el mayor conflicto surge con el lobo. ¿Las soluciones? Berzosa reconoce que aunque «no tenemos la panacea, la coexistencia es posible. Hay que acabar con los daños del lobo, pero no con el lobo. Las Administraciones deben invertir en prevención y medidas compensatorias. El lobo vivo da más dinero que el lobo muerto».

Regiones prioritarias

La zona de influencia de la iniciativa se divide en cinco regiones prioritarias: Alpes, Cárpatos, Escandinavia, Península Ibérica y Europa Central. Las actividades se realizarán conjuntamente, pero teniendo en cuenta las peculiaridades de cada región. Las experiencias serán revisadas y puestas a disposición del público y los medios. Es importante que el tratamiento mediático tenga una base científica. «Cuando se produce el ataque de un lobo y se mata, se desestructura la manada, lo que provocará más ataques. Esto hay que decirlo», señala la responsable de WWF España.

El objetivo, relata Berzosa, es dar voz a quienes buscan una solución a los problemas, «dar protagonismo a las gentes que se enfrentan al conflicto, como los ganaderos, para visibilizar los resultados de la iniciativa. No solo nos apoyaremos en testimonios. También ponemos a disposición del público una serie de artículos y buscamos que este intercambio de información genere un catálogo de buenas prácticas, reforzado por talleres in situ».