El CSIC diseña un indicador para situar aerogeneradores que minimicen su impacto sobre la avifauna
La mayoría de las colisiones se concentran en unas pocas turbinas - CSIC

El CSIC diseña un indicador para situar aerogeneradores que minimicen su impacto sobre la avifauna

Se puede planificar su ordenación espacial si se dispone de información detallada sobre la distribución de las colonias de buitres y su tamaño

Actualizado:

Una investigación dirigida por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha encontrado una relación positiva entre abundancia de aves y localización de aerogeneradores que refleja con fidelidad el número de muertes ocasionadas por éstos en buitres leonados (Gyps fulvus). El trabajo, publicado en Biological Conservation, revela la limitada exactitud de la metodología que se aplica en el diseño y evolución de los impactos de los parques eólicos.

«La mortalidad de buitres leonados en parques eólicos no sigue un patrón aleatorio, sino que se concentra en unas pocas turbinas. En el área de estudio todas las colisiones se concentraron en el 11% de las turbinas», explica Martina Carrete, de la Universidad Pablo de Olavide.

La investigación ha utilizado los datos de localización y tamaño de las colonias de cría y de los dormideros de buitres leonados de la provincia de Cádiz, así como la situación de los aerogeneradores de los 34 parques eólicos en funcionamiento en la zona cedidos por la Junta de Andalucía. Durante el estudio, que comenzó en 1998 y concluyó en 2008, se detectaron 342 buitres muertos por colisión con los aerogeneradores de dichos parques.

Antes de consturir un parque eólico, el procedimiento habitual consiste en contar el número de aves que sobrevuelan esa zona. «Este conteo no refleja la relación real entre la abundancia de aves y su mortalidad, ya que puede haber fluctuaciones en las áreas transitadas por las aves como, por ejemplo, si hay un cambio de posición en las fuentes principales de alimento», subraya Carrete.

«Una menor distancia entre las turbinas y las colonias y dormideros de la especie, combinada con un alto número de aves que las utilizan aumentan las probabilidades de colisión», concluye la experta.