La salud a largo plazo de Gran Barrera de Coral es «muy pobre», alerta un informe
La salud a largo plazo de Gran Barrera de Coral es «muy pobre», alerta un informe - AFP
AUSTRALIA

La salud a largo plazo de la Gran Barrera de Coral es «muy pobre», alerta un informe

El desafío de restaurar la resiliencia de los arrecifes es grande, pero no insuperable, recalca en su documento quinquenal la Autoridad del Parque Marino de este valioso ecosistema Patrimonio de la Humanidad

Efe
SídneyActualizado:

La salud de la Gran Barrera de Arrecifes, situada en el noreste de Australia y que es uno de los ecosistemas marinos más ricos del mundo, es «muy pobre», según el pronóstico a largo plazo de un informe científico publicado hoy que apunta al cambio climático como su mayor amenaza.

«El desafío de restaurar la resiliencia de los arrecifes es grande, pero no insuperable», recalca en el documento quinquenal la Autoridad del Parque Marino de la Gran Barrera de Arrecifes.

El informe también advierte de que «si no se adoptan medidas adicionales a nivel local, nacional y mundial para hacer frente a las mayores amenazas, las perspectivas generales del ecosistema de la Gran Barrera seguirán siendo muy pobres, con consecuencias continuas para sus valores patrimoniales».

La Gran Barrera es el mayor sistema coralino del mundo y se extiende a lo largo de 2.300 kilómetros frente a las costas nororientales de Australia. Entre las amenazas constantes a las que se enfrenta destacan el blanqueo masivo, ciclones, plagas de coronas de espinas (una especie de estrella de mar) y la contaminación por sedimentos agrícolas.

La acumulación de impactos ejerce una fuerte presión contra la Gran Barrera, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, por lo que se «está reduciendo su posibilidad de recuperarse», precisó el presidente de la Autoridad del Parque, Ian Poiner.

El informe, que rebaja de «pobre» a «muy pobre» la salud a largo plazo de la Gran Barrena, recalca la urgencia de iniciativas que detengan y reviertan los efectos del cambio climático a nivel global y mejoren la calidad del agua a escala regional.

«Las preocupaciones por la condiciones de las especies en la región es también alta, muchas especies y grupos de especies han sido calificadas como "pobres" o "muy pobres"», indica el documento.

«Esta es una perspectiva que vamos a cambiar y estamos comprometidos a hacerlo», manifestó, por su parte, la ministra australiana del Ambiente, Sussan Ley.

Ley recordó la inversión de 1.200 millones de dólares australianos (805 millones de dólares estadounidenses o 729 millones de euros) en la Gran Barrera como parte de un Plan para la recuperación de este ecosistema hasta el 2050 .

Por otro lado, Richard Leck, jefe de Océanos de la filial australiana de la organización WWF recordó que «el calentamiento global es la principal razón por la que las perspectivas de la Gran Barrera ha sido rebajada».

«El Plan de la Gran Barrera hasta el año 2050 necesita reformarse para asumir con seriedad el cambio climático, así como las regulaciones para reducir los vertidos de las granjas actuales», indicó el ambientalista.