La creación de AMP vuelve a los peces más precavidos
La creación de AMP vuelve a los peces más precavidos - ABC

La creación de Áreas Marinas Protegidas vuelve a los peces más «precavidos»

Sin embargo, solo el 9% de las reservas que existen en la actualidad disponen de los fondos adecuados para gestionarlas

España pondrá en marcha cinco estrategias marinas a lo largo de 2017

Actualizado:

La creación de más reservas marinas en los océanos del mundo contribuye a que los peces puedan evolucionar para ser más precavidos y mantenerse alejados de las redes de pesca, según un estudio realizado por tres investigadores canadienses.

La investigación, publicada en la revista Evolutionary Applications, sugiere que crear áreas adicionales protegidas supone que algunos peces permanecerán dentro de las reservas marinas donde están protegidos de la pesca, transmitirán este comportamiento a sus descendientes y contribuirán a aumentar la población de las generaciones futuras.

«Incluso para peces como el atún y los tiburones, que pasan mucho tiempo lejos de la costa, las reservas marinas son una herramienta de conservación importante», apunta Jonathan Mee, autor principal del estudio y miembro de la facultad de la Universidad de Mount Royal, recoge Servimedia.

Mee realizó esta investigación mientras completaba una beca postdoctoral en Universidad de Columbia Británica. «Usamos el modelado matemático para averiguar bajo qué condiciones las reservas marinas podrían empujar a los peces a evolucionar para escapar de la captura», añade.

Incluso para peces que pasan mucho tiempo lejos de la costa las reservas marinas son útiles

Así, los investigadores modelaron los movimientos de listados, atunes rojos y grandes tiburones blancos en el océano. Encontraron evidencias de que a los 10 años de crearse una nueva reserva marina podría cambiar el patrón del movimiento del atún, mientras que serían necesarias hasta cinco décadas para el tiburón blanco. También constataron que cuanto mayor sea la presión pesquera cerca de las reservas marinas, más rápido evolucionarían los peces para permanecer en el espacio protegido. Por ello, los investigadores sostienen que es necesario crear más reservas marinas porque las operaciones pesqueras han crecido exponencialmente en las últimas décadas, lo que conduce a una disminución de las capturas mundiales de 1,2 millones de toneladas de pescado al año.

«Los barcos se agrandaron y ahora podemos cubrir toda la gama del atún. La distancia no los protege, la profundidad no los protege, nada los protege excepto nuestra decisión de retirarnos de ciertas zonas en forma de reservas marinas», sentencia Daniel Pauly, coautor del estudio, quien agrega: «Una reserva marina bien controlada, al menos en parte, protegería contra el efecto de la sobrepesca fuera de la reserva».

«Es probable que las reservas sean más efectivas de lo que se pensaba en prevenir la extinción de algunas especies, proteger la biodiversidad e incluso actuar como una póliza de seguro», concluye Sarah Otto, del Centro de Investigación sobre Biodiversidad de la Universidad de Columbia Británica.

Solo el 9% de las AMP cuenta con las personas adecuadas para administrarlas
Solo el 9% de las AMP cuenta con las personas adecuadas para administrarlas - OCEANA

Falta generalizada de personal y fondos

Las Áreas Marinas Protegidas (AMP) suponen una estrategia cada vez más popular para proteger la biodiversidad de los mares, pero la falta generalizada de personal y fondos impide que alcancen todo su potencial: solo un 9% de ellas cuentan con las personas adecuadas para administrarlas. Así lo afirma un equipo internacional de 22 investigadores en un estudio publicado en la revista Nature.

Las Áreas Marinas Protegidas ocupan en la actualidad 14,9 km2

Las AMP, que incluyen reservas marinas, santuarios, parques y zonas de exclusión, son áreas designadas para proteger las especies y los hábitats marinos de amenazas tanto mundiales como locales. Después de cuatro años de recopilación y análisis de datos sobre manejo de sitios y poblaciones de peces en 589 AMP alrededor del mundo, los autores concluyen que mientras que las poblaciones de peces crecieron en el 71% de las AMP estudiadas, su nivel de recuperación estaba fuertemente ligado a la gestión de los sitios. En las AMP con personal suficiente, esos incrementos poblacionales fueron casi tres veces mayores que los que carecían de personal adecuado. Sin embargo, a pesar del papel crucial de la capacidad de gestión local, sólo un 35% de las AMP tenía niveles de financiación aceptables y un 9% contaba con personal adecuado para administrar esas zonas.

En los últimos dos años, se han añadido más de 2,6 millones de kilómetros cuadrados a la porción del océano global cubierta por AMP, con lo que el total supera los 14,9 millones de kilómetros cuadrados.