Un grupo de científicos japoneses ha analizado las amenazas que sufren casi 7.000 especies silvestres
Un grupo de científicos japoneses ha analizado las amenazas que sufren casi 7.000 especies silvestres - FREDERIC FEDEROWSKY

¿Cómo afecta el consumo de un producto en un país a las especies silvestres que alberga otro?

Un grupo de científicos japoneses ha diseñado un mapa que localiza los «puntos calientes» de biodiversidad

LONDRESActualizado:

Un grupo de científicos japoneses ha diseñado un mapa que localiza los «puntos calientes» que amenazan a las especies silvestres al vincular la producción de mercancías en un país con su consumo en otro.

En su estudio, publicado en la revista Nature Ecology & Evolution, Keiichiro Kanemoto y sus colegas de la Universidad japonesa de Shinshu han elaborado este mapa que confían en que ayude a que los planes de gestión de la conservación tengan en cuenta que determinadas rutas tienen un impacto en la biodiversidad.

Kanemoto calculó el porcentaje de amenaza de una especie en un país con el consumo de productos en otro al centrarse en 6.803 especies marinas y terrestres vulnerables o en peligro, como son definidas por la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (IUCN, en inglés) o BirdLife International.

El artículo señala que uno de los principales conductores de la pérdida de biodiversidad provocada por el hombre es la explotación de los recursos naturales con fines comerciales, como es el caso de la tala o la pesca.

Según los expertos, localizar las áreas en las que la vida silvestre se ve más amenazada es crucial para una efectiva gestión de conservación, pero análisis previos no consideraron en general la cadena de suministro y el vínculo que hay entre la demanda de recursos con el consumo final de productos.

La revista indica que en Brasil, el 2% de la amenaza de los sapos considerados «vulnerables» puede estar atribuida directamente al vínculo entre la tala de la industria forestal con el consumo de productos en Estados Unidos, mientras que el resto del riesgo puede vincularse con otros factores, como enfermedades.

No se suele considerar el vínculo que hay entre la demanda de recursos con el consumo final de productos

Para las especies marinas, el sudeste asiático destaca como el punto de biodiversidad más afectado por la sobrepesca, la contaminación y la acuicultura. El consumo que de los productos pesqueros hacen los ciudadanos de Estados Unidos se deja notar en el Caribe (Costa Rica y Nicaragua), así como en la cuenca del río Orinoco (Trinidad y Tobago). En el caso de la Unión Europea, los efectos negativos de sus consumidores son visibles en Isla Reunión, Mauritania y las Seychelles.

Al localizar las amenaza, los científicos han podido hacer un mapa global que permite ilustrar la huella de amenaza impulsada por un país consumidor, por lo que serviría de guía en el futuro a prácticas comerciales más sostenibles, indica la revista.