Cecilia tiene 19 años de edad
Cecilia tiene 19 años de edad - ABC

La chimpancé Cecilia llega a su nuevo hogar en Brasil gracias al hábeas corpus

La hembra abandonó el zoo argentino donde vivía en cumplimiento del primer fallo a nivel mundial en favor de una primate bajo «privación ilegítima de la libertad»

SAO PAULOActualizado:

Cecilia, la primera chimpancé en el mundo liberada de un zoológico gracias a un recurso de habeas corpus, llegó ayer a Brasil, donde comenzará una nueva vida en un santuario natural en el estado de Sao Paulo.

Cecilia dejó el zoo en Mendoza (Argentina) y llegó vía aérea al aeropuerto de Guarulhos, en Sao Paulo, en cumplimiento del primer fallo a nivel mundial que aceptó un hábeas corpus presentado en favor de una primate bajo «privación ilegítima de la libertad».

La chimpancé, de 19 años, será trasladada al santuario de Sorocaba, localidad brasileña que se ha convertido en un refugio para grandes primates que han sufrido «traumas» durante su paso por zoológicos y circos.

Cecilia aterrizó en Guarulhos «bien» y en breve comenzará el proceso de cuarentena, confirmaron a Efe fuentes del Proyecto de Protección a los Grandes Primates (GAP), un movimiento internacional que lucha por el derecho a la vida, la libertad y la «no tortura» de los chimpancés, gorilas, orangutanes y bonobos.

Una vez superada la cuarentena, Cecilia podrá comenzar el proceso de integración con otros primates en este santuario de medio millón de metros cuadrados, propiedad del médico cubano Pedro Ynterian, de 77 años.

«Luego intentaremos juntarla con algún macho, a ver si quiere», dijo a Efe Ynterian.

Santuario de Sorocaba
Santuario de Sorocaba - EFE

En el santuario de Sorocaba, los chimpancés viven en una especie de fortaleza construida con muros de cemento, dividida en diferentes compartimentos en los que habitan los ejemplares del mismo grupo, según pudo constatar Efe en una visita al refugio.

En su interior hay césped, pero no árboles, ya que, según Ynterian, las ramas eran utilizadas por los animales como herramientas para saltar las paredes.

La idea del santuario surgió hace dos décadas de manera no formal y se profesionalizó en 2000, cuando el médico cubano decidió asociarse a GAP, que recientemente lanzó una campaña para que los grandes simios, en peligro de extinción, sean Patrimonio Vivo de la Humanidad.

Además de medio centenar de chimpancés, en el santuario viven otro tipo de simios, aves, leones y osos «rescatados» por las autoridades regionales de circos y zoos, así como de redes de tráfico de animales.