La nieve afecta ya a carreteras y puertos de montaña del norte y Baleares

Madrid. Agencias
Actualizado:

La ola de frío polar que ha entrado en la Península y cuya duración se espera hasta el próximo viernes afecta ya, en forma de nieve, a carreteras y puertos sobre todo del norte y de Baleares, según informa la Dirección General de Tráfico en su página web.

La nieve ha ocasionado el cierre del tramo de la N-I entre Vitoria-Gazteiz y Miranda, según fuentes de la Ertzantza.

Además, según la DGT, en Baleares, están cerradas carreteras comarcales: las de Alaro, Escorca, Pollensa y Selva; en Asturias, se ha cerrado una en Cangas de Onís y de Lleida, la de la localidad de Naut Aran.

Asimismo, permanecen cerrados los puertos de montaña de Bocos (Burgos); los de La Sia, Lunada y Estacas de Trueba (Cantabria), y el de Belagua (Navarra). Es necesario el uso de cadenas en el resto de los puertos de todas estas provincias, además de los de Huesca, La Rioja, Palencia, Zaragoza y Asturias.

La página web de la DGT informa también de que las nevadas dificultan la circulación, haciéndola muy lenta, en la N-611, a su paso por la localidad cántabra de Pesquera; y en la N-122 y N-113, en la población soriana de Agreda.

Igualmente se han visto afectadas, en Cantabria, la N-629 y N-623 a su paso por Ramales de la Victoria y San Miguel de Luena, respectivamente, y la N-621, en Vega de Liébana.

En Huesca, en la misma situación están la N-330 y la N-260, en las poblaciones de Canfranc y Noales.

Según las previsiones del Instituto Nacional de Meteorología, la entrada de una masa de aire frío de origen siberiano por el norte del país afectará "de forma progresiva" a todas las regiones, con especial intensidad en la mitad oriental peninsular y las islas Baleares.

De acuerdo con las previsiones, el descenso de las temperaturas será muy acusado con una sensación térmica de frío intenso, potenciada en el nordeste y Baleares al combinarse con vientos moderados y ocasionalmente fuertes.