El Ebro contará con canales que servirán de aliviaderos para reducir el riesgo de inundaciones

ROBERTO PÉREZZARAGOZA. Disponer de más metros de cauce, aunque sea con pequeños canales laterales a lo largo del Ebro y, de esa forma, que cuando se producen crecidas el agua tenga más espacio por el

Actualizado:

ROBERTO PÉREZ

ZARAGOZA. Disponer de más metros de cauce, aunque sea con pequeños canales laterales a lo largo del Ebro y, de esa forma, que cuando se producen crecidas el agua tenga más espacio por el que circular antes de provocar inundaciones. Ese es el objetivo del plan de creación de «cauces de avenida» en el que está trabajando la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), una idea que se maneja desde hace meses y que ayer se formalizó con el acuerdo adoptado por la Comisión Técnica creada por este organismo para mejorar las condiciones del río y aplicar alternativas que eviten las inundaciones en los cascos urbanos más vulnerables.

En la reunión de ayer, esta comisión instó a la CHE a que encargue el diseño de esos canales laterales que servirán de vías de aliviadero. En puntos concretos del río, habrá ramales situados a un nivel mayor que el del cauce ordinario del Ebro. Cuando se produzcan grandes crecidas, el agua tendrá en esos cauces una mayor superficie por la que poder transcurrir.

En esas situaciones, será como si el cauce natural se ampliara, reduciendo el riesgo de inundaciones y amortiguando el efecto negativo de los desbordamientos. Se tratará de canales de tierra, con vegetación herbácea y de escasa longitud. Se proyectarán «en zonas muy concretas, donde los núcleos de población sufren la presión del río en avenidas», según informó ayer la CHE.

Los municipios propuestos

Las mismas fuentes explicaron que los primeros municipios donde se ha planteado este estudio de cauces de alivio son Novillas, Pradilla, Boquiñeni, Alcalá de Ebro, Cabañas y Pina de Ebro. También se considera un estudio de viabilidad sobre la aplicación de esta misma solución técnica en las localidades de Remolinos y Gallur.

Por otra parte, el presidente de la CHE, José Luis Alonso, anunció ayer que este mes de febrero estará concluido el estudio de zonas inundables del tramo medio del Ebro. Ya se han realizado los estudios de inundabilidad en los tramos correspondientes a La Rioja y Navarra, y este mes culminarán los del tramo medio, a su paso por Aragón. La última inundación se produjo en la primavera del año pasado y dejó pérdidas multimillonarias en municipios ribereños del tramo medio.