La aviación comercial pagará por contaminar en Europa a partir de 2012

Las compañías aéreas entrarán en el comercio de emisiones de CO2 en 2012, lo que supondrá que tendrán que pagar por lo que contaminan -actualmente, el 3% del total de gases de efecto invernadero que

MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL EN BRUSELAS.
Actualizado:

Las compañías aéreas entrarán en el comercio de emisiones de CO2 en 2012, lo que supondrá que tendrán que pagar por lo que contaminan -actualmente, el 3% del total de gases de efecto invernadero que se lanzan a la atmósfera-, según aprobó ayer el Parlamento Europeo después del acuerdo logrado con el Consejo de la Unión Europea en junio.

La idea fundamental es que todos los sectores económicos, en este caso el transporte aéreo, se impliquen en la lucha contra el calentamiento del planeta. El cálculo de Bruselas es que las aerolíneas reduzcan un 3% sus emisiones de CO2 a la atmósfera en 2012, en relación a la media de los años 2004-2006, y un 5% en 2013.

El primer año de funcionamiento del nuevo sistema las aerolíneas podrán obtener el 85% de los derechos de emisión que soliciten de manera gratuita, y el 15% restante se concederán mediante subasta. La medida afectará a todos los vuelos dentro de Europa, así como a los que entren o salgan del espacio aéreo europeo.

Este sobrecoste de funcionamiento supondrá para las compañías aéreas europeas alrededor de 4.800 millones de euros anuales, según se apresuró a señalar ayer la patronal de las aerolíneas europeas, que agrupa a las grandes del sector, entre las que están Air France-KLM, British Airways o Lufthansa.

Propuesta suavizada

La propuesta original era más dura con las compañías aéreas, y les obligaba a pagar hasta el 25% de sus derechos de emisión, pero al final se ha suavizado bastante a causa de la frágil situación que atraviesa el sector dada la subida imparable del queroseno y el descenso registrado por la actividad económica general.

Las compañías aéreas representan el 3% del total de las emisiones de CO2 a la atmósfera pero, a pesar de ser un porcentaje relativamente bajo, supone casi el doble respecto a los datos de 1990 y la previsión es que se duplique de aquí a 2020 respecto a los niveles actuales, según las cifras que maneja la Comisión Europea.

Este tratamiento especial a las aerolíneas ha hecho que la industria pesada europea se sienta algo discriminada, ya que en 2020 tendrá que comprar el cien por cien de los derechos de emisión al tiempo que reducir sus emisiones en un 20%. La industria siderúrgica, por ejemplo, agrupada en Eurofer, ya ha advertido que puede haber deslocalización de fábricas.

Todo apunta, sin embargo, a que como suele ser habitual en estos casos serán los viajeros los que tengan que pagar el nuevo sobrecoste derivado de las emisiones de CO2. Según el eurodiputado alemán encargado de presentar el informe sobre el asunto a la Eurocámara, Peter Liese, el recargo para un vuelo entre Fráncfort y Mallorca puede ser de alrededor de 6,30 euros.

Las que más rápido aumentan

El comisario europeo de Medio Ambiente, Stravos Dimas, celebró ayer la decisión de la Eurocámara al asegurar que «las emisiones de gases de efecto invernadero de la aviación están aumentando más rápido que en cualquier otro sector en Europa, lo que amenaza los progresos en reducción de emisiones».

La nueva regulación del sector, que tiene la forma de Directiva y tendrá que ser incorporada a las legislaciones de los países miembros, deja fuera del tope de emisiones a los vuelos con fines de investigación científica, a las aerolíneas pequeñas que emiten menos de 10.000 toneladas de CO2 al año, a los aviones militares y a los de protección civil y extinción de incendios. Los vuelos de los Reyes y jefes de Estado de los países europeos pagarán también por contaminar.