Un delegado  hace una fotografía entre las 6.000 figuras instaladas por las ONG como símbolo de los que no tienen voz. Ap

Las ONG acusan a la Cumbre de la Tierra de ceder ante las multinacionales

Mientras los jefes de Estado y de Gobierno continuaron llegando a lo largo de todo el día de ayer a Johannesburgo -se esperan al menos 103-, para incorporarse a partir de hoy a las discusiones de la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible (CMDS), las ONG internacionales acusaron a este foro de estar sucumbiendo a los intereses de las compañías multinacionales.

JOHANNESBURGO. ABC
Actualizado:

«Esta cumbre ha demostrado que el Estado, que se supone que debe representar al pueblo, es en realidad cautivo de las corporaciones privadas y ello representa una crisis de gobernabilidad como no se ha visto jamás», dijo Vandana Shiva, conocida feminista y representante de la fundación Navdanya, en una rueda de prensa conjunta de varias organizaciones no gubernamentales.

«¿Recuerdan a los pobres? ¿No era eso de lo que trataba esta cumbre?», se preguntó Steve Sawyer, director de clima de Greenpeace, quien dijo a Efe que «no hay muchos acuerdos en el Plan de Acción, y en muchos casos el lenguaje es incluso un retroceso con respecto a tratados ya firmados». Según Sawyer, «Estados Unidos y Japón están presionando para que se abandone cualquier compromiso en materia de nuevas energías renovables a cambio de cerrar un trato en materia de agua y saneamiento».

Michael Strauss, director de International Media Advocacy, dijo que «hace un año, en septiembre, Estados Unidos pidió al mundo ayuda en términos militares y de seguridad, y la obtuvo. Creo que la comunidad internacional esperaba a cambio que cediese en otros asuntos, pero en vez de eso, sólo ha reforzado sus posturas. EE.UU. debería entender que si quiere el apoyo internacional tiene que implicarse más en los problemas del mundo».

Las negociaciones a puerta cerrada para consensuar el Plan de Acción continuaron a lo largo del día y según Lowell Flanders, coordinador de la ONU en los debates, los ministros y representantes gubernamentales «esperan acelerar el proceso antes de que pase a discutirse al máximo nivel». Flanders apuntó que los puntos sobre energía y sobre buen gobierno «son ahora mismo los más controvertidos» mientras que en el capítulo de comercio, finanzas y globalización «sólo quedan un par de cosas por zanjar».

Los Grupos de la Sociedad Civil del Sur, que integran el movimiento asociativo de América Latina, África y Asia, emitieron por su parte un comunicado en el que se declaran «enormemente preocupados» por la marcha de las negociaciones del Plan de Acción. «Estamos presenciando una falta de voluntad política para cumplir el mandato de la ONU de poner objetivos concretos y plazos vinculantes», señala el texto.

«Deberíamos estar oyendo debates sobre cómo integrar la economía, las necesidades de la sociedad y el medio ambiente, pero eso no está ocurriendo», observó por su parte Tony Juniper, de Amigos de la Tierra. «En su lugar, Estados Unidos y la Unión Europea están trayendo a esta cumbre la agenda de Doha», añadió Juniper, en referencia a la ciudad de Qatar en la que la Organización Mundial del Comercio celebró su última cumbre en noviembre de 2001.

La portavoz de la Cumbre, Susan Markham, confirmó que a lo largo de ayer se esperaba la llegada de más jefes de Estado y de gobierno, para alcanzar la cifra de al menos 103. Mañana, en el primer día de ponencias ante el plenario, intervendrán entre otros el presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, el primer ministro británico, Tony Blair, el presidente francés, Jacques Chirac, y el canciller alemán Gerhard Schröder.